Publicado: 14.07.2016 11:58 |Actualizado: 14.07.2016 12:11

El triatleta español Javier Gómez Noya se queda sin Juegos Olímpicos por una fractura de brazo

El gallego aspiraba a colgarse la medalla de oro en Río de Janeiro. El incidente tiene lugar mientras entrenaba y pasará por el quirófano este jueves. 

Publicidad
Media: 4
Votos: 1
Comentarios:
El triatleta español Javier Gómez Noya.- E.P.

El triatleta español Javier Gómez Noya.- E.P.

MADRID.-El triatleta español Javier Gómez Noya ha sufrido una fractura con desplazamiento de la cabeza del radio en el brazo izquierdo mientras entrenaba con su bicicleta en Lugo, una lesión que le obligará a pasar por el quirófano este mismo jueves y le impedirá participar en los Juegos Olímpicos.

Según explicó su departamento de prensa, Gómez Noya se cayó este miércoles por la tarde con su bicicleta "prácticamente en parado". Al levantarse, notó un dolor en el brazo izquierdo que motivó que fuese al hospital y las radiografías confirmaron la gravedad de la lesión.



El triatleta español Javier Gómez Noya se queda sin Juegos Olímpicos por una fractura de brazo.

"Es difícil de entender como repentinamente se van todo el esfuerzo e ilusión que he puesto en los Juegos Olímpicos. Puede que sea el momento más duro de mi vida deportiva. Pero no me queda más remedio que asumirlo y pensar en tener una buena y rápida rehabilitación, lamentó el pentacampeón mundial de triatlón.

El gallego, ganador de la plata olímpica en Londres 2012 y cuarto clasificado en Pekín 2008, era una clara opción de medalla para el deporte español en Río de Janeiro, donde aspiraba a colgarse la medalla de oro.

El mes pasado, Gómez Noya fue galardonado con el Premio Princesa de Asturias de los Deportes 2016 y el propio triatleta, muy agradecido por el galardón, explicaba que su preparación para los Juegos iba "estupendamente".

"Siempre es arriesgado jugarse toda la temporada a una solo competición durante un único día, donde puede pasar cualquier cosa, pero cuanto mejor preparado llegues más posibilidades tienes y por mi parte voy a poner todo el trabajo", prometió entonces, unas palabras que han resultado tristemente premonitorias.