Público
Público

El triunfo del antihéroe

El Valencia logra un meritorio triunfo en Pamplona gracias a Marchena y Albelda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Fue extraño, pero no fue un sueño de medianoche en un hotel de carretera. Fue tan real como que ya no se paga en pesetas. Fue el triunfo de los antihéroes, la prueba de que nunca es tarde. Por una noche, Marchena y Albelda se convirtieron en dioses con la pelota. Fueron como Toninho Cerezo y Socrates en la selección brasileña de los ochenta cuando los centrocampistas eran ofensivos, no defensivos.

El primero en contestar su pasado fue Marchena. De repente, levantó la cabeza, la llenó de exactitud y, con una clase inaudita para él, ayudó al primer gol de Villa. El segundo de Albelda ya no se sabe si fue suyo o de uno de sus amores platónicos. Sacó del zapato una vaselina, que fue como un ataque de poesía. Fue el 0-2 a los 20 minutos que descompuso a Osasuna y dejó sin luz al profesor Nekouman, el faro que guía a este equipo.

Sólo tuvo los centros pasados de Juanfran o el clásico arreón de Aranda por los aires para contestar al destino. Pero, naturalmente, fue poco ante un Valencia al que se imaginaba defensivo con Marchena y Albelda de mediocentros. La sorpresa fue descomunal. Los dos, que nunca fueron futbolistas de dibujos animados, se hincharon a recoger la pelota y a tirar pases difíciles. La puntilla se produjo al inicio de la segunda parte cuando Marchena volvió a pie de área. Entonces sacó una moderada volea que significó el tercer gol. El pase llegó desde la derecha donde Bruno mostró obstinación y clase, así no pasa nada porque Miguel llegue tarde a los entrenamientos.

Osasuna levantó la esperanza con el gol de Massoud. Fue un tanto apretado, lleno de furia, como corresponde a los equipos que ya no saben lo que hacer. La grada se animo, pero a Marchena no le asustaba nada anoche. No había manera de hacer caer a ese púgil. Ni siquiera de recortarle su evidente sonrisa.

Pero por si acaso ya se sabe que los entrenadores son siempre previsores, da igual la edad que tengan, sean del norte o del sur. Ante la amenaza del diluvio, Emery, sacó un defensa más, Alexis, para tapar la pared. La realidad es que ya no pasó nada. Era imposible.

Osasuna (1): Ricardo; Azpilicueta, Miguel Flaño, Josetxo, Calleja (Dady, m. 57); Puñal, Nekouman (Ruper, m. 77); Juanfran, Camuñas; Pandiani y Aranda (Massoud, m. 57).

Valencia (3): César; Bruno, David Navarro, De Albert, Mahieu; Marchena, Albelda; Pablo Hernández, Silva (Banega, m. 68); Joaquín (Alexis, m. 72) y Villa.

Goles: 0-1. M. 11. Villa, tras un gran pase de Marchena. 0-2. M.20. Albelda, con la zurda, desde fuera del área. 0-3. M.56. Marchena, de volea, desde fuera del área. 1-3. M. 67. Massoud, de cabeza, tras centro de Puñal.

Árbitro: Velasco. Expulsó a Pandiani (m.65), por doble amonestación, y a Miguel Flaño (m.90), por una dura entrada a Banega. Amonestó a Nekouman, César, Aranda, Puñal y Villa.

Reyno de Navarra: 18.000 espectadores.