Público
Público

Tunda al paso y al galope

El Madrid golea a un Lyon mezquino que no se atrevió nunca a desplegarse para evitar una paliza que al final se llevó igual

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Con un fútbol académico hasta que pudo desatarse, el Madrid metió prácticamente la cabeza en los octavos de final de la Liga de Campeones. Tres victorias en tres partidos. La de este martes contundente, sin sobresaltos. Abrió el partido en una jugada de estrategia y enterró al Lyon, que nunca dio un paso adelante por temor a una tunda que al final se llevó igual. Defraudó Garde, que nunca jugó a aprovechar a sus talentos. Ni Gourcuf, ni Briand, ni Fofana, ni Bastos tuvieron que mucho decir.

No se atrevió el Lyon nunca. No le concedió el partido que más le va a los jugadores de Mourinho hasta que no encajó el segundo tanto. Pareció tener interiorizado que no conviene dejarle al Madrid que abra gas, que se electrice.

Musicalmente se podría decir que al Madrid le van Los Ramones, descargas cortas y contundentes. Cuando tiene que elaborar con velocidad de medios tiempos es excesivamente académico y previsible. Sale por el lateral, se la da a un medio centro, este busca un jugador entre líneas y a partir de ahí apertura a banda o pared complicada por el medio. Ahí es donde la figura de Khedira sobra. Donde la estructura de Mourinho cojea en ataque porque se niega a romper el equilibrio defensivo a costa de quitar a un mediocentro.

Cuando Alonso traspasaba la línea del medio del campo, Khedira se colocaba entre líneas como un media punta más. Pero no tiene el respeto de sus compañeros. Esa ley del fútbol que obliga al pase ante un virtusoso desmarcado. Se pasó los primeros 20 minutos moviéndose a la espalda de Kallstrom y Fofana y no le dieron una. En el gol se desplegó en esa misión de llegador que le tiene reservada Mourinho porque es cierto que los rivales tampoco se preocupan mucho de él. La jugada fue muy similar a la del primer gol ante el Betis un balón a la espalda del lateral que Benzema recogió tras un mal despeje de Reivellere y se lo regaló a Khedira.

Del que sí se tienen que preocupar cada vez más los contrarios es de Marcelo, que ha entrado en la línea de los grandes laterales brasileños, capaces de desequilibrar desde el libertinaje que les concede su técnica y su juego libre. Cuando más empastadas estaban las circulaciones de su equipo lo reactivó con tres taconazos. Estaba en todas las jugadas en las que el Madrid tenía algo que decir.

Ramos, como central, también está en la línea jerárquica de Marcelo. Estuvo autoritario y mandón frente a Gomis al que le ganó todos los balones aéreos y le hizo un par de cruces caciquiles. El gol le premió un partido perfecto y apunta a pareja definitiva de Pepe porque Carvalho no tiene todas sus prestaciones.

Real Madrid (4): Casillas; Arbeloa, Pepe, Ramos, Marcelo; Xabi Alonso, Khedira (Coentrao, m. 61); Di María, Özil (Kaká, m. 66), Cristiano; y Benzema (Higuaín, m. 71).

Olympique de Lyon (0): Lloris; Reveillere, Kone, Lovren, Cissokho; Fofana, Kallstrom; Briand, Gourcuff (Ederson, m. 66), Bastos; y Gomis (Dabo, m. 79).

Goles: 1-0. M. 19. Córner botado desde la derecha por Özil, Cristiano peina en el primer palo y Benzema, en el segundo, marca a placer. 2-0. M. 47. Pase largo de Marcelo, Reveillere despeja mal hacia pelota le cae a Benzema que en el pico de izquierda del área cede a Khedira que entraba desde atrás para que fusile a Lloris. 3-0. M. 55. Özil centra raso desde el lateral izquierdo del área pequeña y el balón entra tras pegar en el cuerpo de Lloris. 4-0. M. 81. Ramos, con la derecha tras un saque de esquina.

Árbitro: Cakir (Turquía). Mostró tarjeta amarilla a Xabi Alonso.

Santiago Bernabéu: 69. 000 espectadores.