Público
Público

Tyson deja KO a Bolt en Estocolmo

El jamaicano, con 9.97, registra su peor crono desde 2007

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Terminará odiando Estocolmo. Usain Bolt, el mayor talento físico que ha pisado jamás una pista de atletismo, el hombre que no había perdido una carrera de 100 metros en los dos últimos años, volvió a ser derrotado hoy en el Estadio Olímpico de la capital sueca. Exactamente donde fue batido en junio de 2008 por su compatriota Asafa Powell, ausente hoy por una lesión de espalda. Hoy su verdugo fue Tyson Gay, la bala estadounidense, un atleta decidido a desbancarlo de su condición de hombre más veloz del planeta.

Algo se percibió en los prolegómenos de la prueba. Bolt estaba más serio de la cuenta. Mucho más que otras veces. El jamaicano dedicó algunos de sus números gestuales a la cámara de televisión. Pero se le veía más concentrado, sin su habitual sonrisa. Y no desplegó su show completo.

Tampoco ayudó a Bolt las dos salidas en falso que se produjeron. No fueron estrictamente salidas nulas, escapadas de atletas. Pero hubo que levantar en dos ocasiones a los atletas de los tacos por el ruido del público. Aquello tensó aún más el sistema nervioso del jamaicano. Y afectó a su arrancada.

Gay siempre sale bien. Es un velocista de los de antes, de los que parten muy pegados al suelo, agachados en los primeros 30 metros. Bolt salía por la calle 4. Justo a su derecha corría Gay. Eso fue lo que le perdió.

Bolt arrancó mal. Tardó 176 milésimas en reaccionar al disparo, frente a las 164 de Gay. Al jamaicano esto le ha sucedido en más de una ocasión, pero suele resolverlo con su espectacular puesta en acción, alargando su zancada. Pero hoy se agarrotó. Obsesionado con el hombre que corría por la calle 5, jamás encontró su fluidez habitual. La velocidad es relajación. Y hoy el jamaicano se crispó más que nunca, se aproximó incluso a la calle exterior y nunca pudo reducir la desventaja con Gay.

El estadounidense volaba. Estaba muy mentalizado para el choque de Estocolmo, quizá sabedor de que para Bolt la capital sueca es sinónimo de derrota. Tyson desplegó la mejor versión de su zancada. Potencia y relajación. Reaccionó bien al disparo, progresó bien y sacó a relucir una excelente resistencia a la velocidad. Aventajó en un metro y medio al plusmarquista mundial sobre la línea de meta. Un mundo en una carrera de 100 metros.

La reacción de Gay tras cruzar la meta evidenció aún más su seguridad y su concentración. No hubo grandes celebraciones. Ni siquiera sorpresa. Ese es un mensaje tremendo. Le venció por primera vez y ni siquiera mostró una gran alegría. Pura guerra de nervios. Se verán las caras de nuevo en los 100 metros de Bruselas, el 27 de agosto.

El plusmarquista mundial paró el cronómetro en 9.97. Es su peor marca desde 2007. Anoche fue él quien perdió el duelo. El crono de Gay (9.84) ni siquiera es el más rápido del año. Pero le sirvió para ganar por vez primera en 100 metros a su gran rival.

¿Por qué corrió tan mal el jamaicano? Posiblemente porque está corto de entrenamiento. Y de competición. La inflamación del tendón de Aquiles que le tuvo fuera de combate en junio le está pasando factura. Ahora es el momento de volver a los entrenamientos. Tyson Gay, aunque pierde 2-1 en sus duelos particulares, le ganó por 13 centésimas. La presión es para Bolt.