Público
Público

La UCI pide que se abra un proceso disciplinario contra Alberto Contador

El máximo organismo ciclista pasa la 'patata caliente' de la instrucción contra el campeón a la Federación Española

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La coartada de Contador no ha convencido a la Unión Ciclista Internacional (UCI), que ha decidido seguir adelante con el protocolo sancionador habitual en los casos de dopaje. Por eso, el organismo trasladó ayer el caso a la Federación Española, a la que solicitó que abra un expediente disciplinario por dopaje contra el ciclista a raíz de su positivo por clembuterol en el pasado Tour. El episodio constituye una derrota considerable para Contador, cuya defensa, bajo la tesis de unos solomillos de Irún contaminados, solicitó el archivo del procedimiento. La decisión supone un golpe para el tricampeón de la ronda francesa, que está un poco más contra las cuerdas.

La actuación de la UCI supone igualmente un trago para los gestores del deporte español (bajo sospecha por permisivos con el dopaje), a los que le toca asumir ahora el juicio a su campeón tras su positivo. “La UCI nos ha pasado la patata caliente”, afirmaba Juan Carlos Castaño, el presidente de la Federación Española de ciclismo, nada más recoger el relevo para la instrucción del caso.

Eran las 18.30 horas cuando comenzaron a llegar al correo electrónico de la federación los mensajes enviados por la UCI con el expediente. Un informe más voluminoso de lo normal. “Habitualmente los expedientes suelen constar de unos diez o doce folios y nos llegan en un solo mensaje de correo electrónico. En este caso son seis mensajes con muchísimo contenido” señaló Castaño, que asegura que es la primera notificación oficial que recibe del asunto.

Un comité de cuatro abogados tiene ahora tres meses para resolverEl expediente va a ser estudiado a fondo ahora por el Comité de Competición de la federación, un órgano compuesto por cuatro abogados sin ninguna vinculación con el ciclismo: Carmen Victoria López Muñoz, Fernando Uruburu Sistiaga, Javier Leguina González y Juan Ignacio Sobrino Robledano. Los cuatro se reúnen mañana por vez primera. Uno de ellos hará de instructor del caso.

“Disponemos de un plazo máximo de tres meses para contestar a la UCI. El comité se pondrá a trabajar de forma inmediata. Será un caso más, el procedimiento habitual. No vamos a permitir ningún trato especial al deportista”, aseguró aparentemente tranquilo Castaño.

Desde el entorno de Contador, pese a todo, se restaba ayer importancia a la decisión de la UCI. “Es lo que estábamos esperando. Es el trámite esperado y ahora se harán las investigaciones oportunas”, señaló a Público Jacinto Vidarte, el portavoz del ciclista.

Sobre el ciclista español vuelve a sobrevolar la sombra de un castigo de dos años, según establece el artículo 288 del Código Mundial Antidopaje. Un dictamen sancionador por parte de la Federación conllevaría así mismo la pérdida de su victoria en el pasado Tour.

El Comité tiene que examinar ahora a fondo el contenido del informe de la UCI, escuchar a Contador para que explique la procedencia de los 50 picogramos de clembuterol hallados en su orina en la segunda jornada de descanso del Tour, y, a continuación, emitir una propuesta contra la que podrán alegar de nuevo tanto la UCI como el ciclista. Contra la resolución final del Comité cabe igualmente el recurso por ambas partes ante el Tribunal Superior de Arbitraje (TAS), cuya sentencia ya sería definitiva.

Contador se encuentra actualmente suspendido de forma cautelar por la UCI. La Agencia Mundial Antidopaje (AMA) ha jugado un papel central en el caso. Desde hace unos meses la entidad independiente que vigila la lucha contra el dopaje está siendo crítica con la UCI por lo excesivamente predecibles que son sus controles.

La decisión supone un revés para la teoría de los solomillos El director científico de la AMA confirmó además la información emitida por medios franceses y estadounidenses que aseguraron que se encontraron restos de plastificadores en su orina, lo que en opinión de los mismos podría apuntar a una autotransfusión, práctica explícitamente prohibida. Pero el caso se centra en el positivo por clembuterol porque los plastificadores no está aún homologados por la legislación antidopaje.

La temporada de 2011 se complica para Alberto Contador. Los tres meses de plazo de la Española para resolver terminan el 8 de febrero. Ya en plena temporada ciclista.