Público
Público

La UEFA y el Barça firman la paz con las estelades del Camp Nou

La UEFA señala que no "quiere sancionar a un club en situaciones donde una persona razonable no se sentiría ofendida". El Barça retira su recurso ante el TAS.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Banderas escocesas junto a estelades en un partido de fútbol. /REUTERS

MADRID / BARCELONA.- La UEFA y el Barcelona han puesto fin al conflicto que mantenían abierto debido a la exhibición de estelades en varios partidos de la Champions League. El acuerdo consiste en que el Barça retira el recurso que había interpuesto ante el TAS contra los dos últimos expedientes que le había abierto la UEFA y ésta se compromete "a crear un grupo de trabajo con clubes y federaciones para revisar el marco normativo sancionador".

Así lo explicó el portavoz del club azulgrana, Josep Vives, que reconoció que el acuerdo significa el final de un conflicto y el reconocimiento del derecho de la libertad de expresión de nuestro socios y aficionados".

Hasta ahora, el Barcelona había pagado un total de 80.000 euros en multas por la exhibición de banderas independentistas por parte de sus aficionados en tres partidos de la temporada 2014-15, incluido el de la final de la Liga de Campeones, disputado en Berlín ante la Juventus. La segunda ocasión fue hace más de un año, tras en el partido de la Liga de Campeones contra el Bayer Leverkusen jugado el 29 de septiembre de 2015, y la cantidad subió hasta 40.000 euros por la entonación de cánticos independentistas y la exhibición de banderas.

A día de hoy tiene otros dos expedientes abiertos por la exhibición de 'estelades' en otros dos encuentros de 'Champions' de la pasada campaña ante el BATE Borisov y el Roma. Las multas pendientes ascienden a otros 75.000 euros, según confirmó Vives.

El portavoz de la junta directiva del club catalán matizó, no obstante, que para estos dos expedientes que aún están abiertos "se establece un procedimiento especial de arbitraje", previsto en el propio reglamento de la UEFA y al que ambas partes se someterán voluntariamente. Asimismo, Vives ha asegurado que la UEFA no abrirá a partir de ahora más expedientes sancionadores si los socios y aficionados del Barça deciden continuar con la exhibición de banderas independentistas en los partidos que juegue su equipo.

Por su parte, la UEFA manifestó en un comunicado su satisfacción por la decisión del Barça de retirar su recurso ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo y señaló que "aprecia que el FC Barcelona haya reconocido que, cuando se trata de la aplicación del Reglamento Disciplinario vigente, hay poco margen de maniobra para los organismos disciplinarios en lo relativo a salirse de lo que establecen las normas".

La UEFA revisará su normativa

También destacó que el club español comprende que éstos "tienen la obligación de aplicar estas normas tal y como están, incluyendo todo lo relativo a la existente prohibición relativa a la exhibición de mensajes de tipo político en partidos de fútbol".

"Al mismo tiempo, la UEFA reconoce que las reglas de esta naturaleza 'no están grabadas en piedra" y que pueden, y deben, evolucionar para reflejar la naturaleza de la sociedad en la que vivimos, en la que la libertad de expresión es generalmente un valor apoyado y celebrado".

La UEFA señala que no "quiere sancionar a un club o a una federación en situaciones donde una persona razonable no se sentiría ofendida"

La UEFA insistió en que "no quiere que los partidos de fútbol se usen con fines políticos", pero "tampoco quiere sancionar a un club o a una federación en situaciones donde una persona razonable no se sentiría ofendida por un mensaje exhibido en un campo de fútbol".

"Por lo tanto, la UEFA también se muestra dispuesta a examinar el alcance preciso de su vigente Reglamento Disciplinario con el fin de garantizar que, en caso de que se imponga una sanción, ésta sólo suceda en circunstancias y casos en los que la mayoría de las personas razonables piensen que se debería imponer una sanción", añadió en su texto.

Además la UEFA anunció que va a poner en marcha un grupo de trabajo, en el que participarán los clubes y las asociaciones nacionales para "poder revisar el marco jurídico disciplinario proponiendo las recomendaciones apropiadas".