Público
Público

La última de Ronaldinho

Luis García y Sarriegi, con los griegos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El último día que Sarriegi pisó el Camp Nou vestía la camiseta del Athletic y Ronaldinho lo dejó sentado en el césped. Corría la temporada 2006-2007 y con 3-0 en el marcador, el Gaucho, espoleado porque un diario catalán mostraba en portada sus supuestos michelines, seguía con ganas de vacilar al vasco. Primero le hizo un sombrero y luego, lo sentó con un regate. 'Eh, esta es la última, ni una más', le advirtió Sarriegi tras levantarse del suelo. 'Yo juego así', se excusó el brasileño. Quizás estos días en Grecia, Luis García, ahora en el Panathinaikos y en 2003 compañero de Ronaldinho en el Barça, le habrá recordado la estampa al guipuzcoano.

Sarriegi lleva más de tres años en el equipo griego, pero comenzó su carrera deportiva en el Alavés. Tras pasar por el Éibar, el Athletic se interesó por el zaguero. Una temporada después de aterrizar en San Mamés se marchó al Panathinaikos. Apenas jugó una docena de partidos en su primera temporada en Grecia. Luego, las cosas le fueron mejor.

Los recuerdos del Camp Nou de Luis García, en cambio, poco tienen que ver con el mal trago que le hizo pasar Ronaldinho a Sarriegi. 'Siempre es una alegría volver a este estadio', reconoció ayer el delantero, criado en la cantera azulgrana.

Los asiduos al Miniestadi todavía recuerdan la facilidad que tenía el futbolista de Badalona para marcar. 'Pensar en Luis es pensar en goles', rememora Iniesta. 'Cuando yo estaba en La Masia él jugaba en el Barça B, que, como ahora, estaba en Segunda. Más tarde coincidimos en el primer equipo. Recuerdo lo bien que se movía en el área', abundó el de Fuentealbilla.

Cedido hasta en cinco ocasiones (Valladolid, Toledo, Tenerife y Atlético de Madrid, que acabó fichándolo con una opción de recompra para el Barça), Luis regresó al Camp Nou con la llegada de Rijkaard. Pero tras una brillante temporada como azulgrana, decidió aceptar una oferta del Liverpool de Rafa Benítez, con quien había coincidido en el Tenerife.

En el club inglés vivió sus mejores años como futbolista. Ganó la Liga de Campeones y la Supercopa de Europa. Y volvió a la Liga; primero al Atlético de Madrid y luego, al Racing. Tras rescindir su contrato con el club cántabro, el pasado verano fichó por Panathinaikos.