Publicado: 07.11.2015 19:08 |Actualizado: 07.11.2015 19:08

El Valencia coge aire en Balaídos
con una goleada al Celta

El conjunto che no marcaba cinco goles como visitante desde 2007.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
valencia

El centrocampista del Valencia, Dani Parejo, celebra su gol ante el Celta

VIGO.- Un doblete de Paco Alcácer y otro de Dani Parejo, a los que sumó Mustafi en el recta final, activaron al Valencia en su lucha por no descolgarse de la zona alta, en un duelo muy trabajado del equipo valencianista, al que su efectividad le bastó para superar al Celta de Vigo (1-5), que encadena su tercer partido sin ganar ante su afición. El conjunto che no marcaba cinco goles como visitante desde 2007

No se equivocó el técnico celeste, Eduardo "Toto" Berizzo, cuando auguró que el partido se ganaría en el centro del campo. La intensidad con la que ambos equipos se emplearon en la zona de creación fue tremenda; por ahí empezó a ganar el choque el conjunto visitante.




El Valencia se presentó en Balaídos con la lección bien aprendida: defender y contragolpear. Y la táctica le funcionó. Un formidable pase al espacio de Parejo resuelto con calidad por Paco Alcácer, inalcanzable en la carrera para Fontás, puso por delante al equipo de Nuno Espírito Santo antes de alcanzar el primer cuarto de hora.

A partir de ahí el dominio del Celta fue aplastante. Sufrió la retaguardia valencianista con las diagonales del chileno Orellana, ganador de cada duelo con Gayá, pero también se sintió amenazado el Celta cada vez que su rival circuló con rapidez y salió al contraataque.

Después de que Nolito pidiese penalti por un posible derribo de Rubén Vezo, el capitán celeste Augusto Fernández logró la igualada: saque de esquina que ejecuta Nolito, cabecea Tucu Hernández, peina Wass y Augusto, sólo en el segundo palo, empuja al fondo de la red, con Gayá bajo palos evitando su fuera de juego.

El gol animó al Celta, que se lanzó a por el segundo, el cual pudo encontrar si el colegiado Vicandi Garrido concediese la ley de la ventaja cuando Nolito, después de una falta de Javi Fuego sobre Hernández al borde del área, se quedaba sólo ante Doménech.

El Celta era el que más lo buscaba, pero al filo del descanso André Gomes forzó una falta al borde del área. Parejo, con un sutil toque, colocó el balón en la escuadra de Sergio Álvarez para castigar a su rival.

Un castigo que se agrandó al minuto de la reanudación después de un monumental error de Jonny, quien al querer cederle el balón a su portero le pasó el balón a Alcácer, que no perdonó en el mano a mano con Sergio.

Siguió intentándolo el Celta, fiel a su estilo, y pudo engancharse en tres minutos de locura, en los que Aspas se encontró con el poste, Doménech evitó el gol de Nolito y Fontás, en inmejorable posición, remató demasiado alto.

Perdonaron los vigueses y su rival no lo hizo, de nuevo tras otro rápido contraataque, culminado esta vez por Parejo, para matar definitivamente el duelo, que cerraría Mustafi con otro gol en los últimos minutos.