Publicado: 04.05.2015 11:32 |Actualizado: 04.05.2015 11:32

El Valencia refuerza
su apuesta por la Champions y el Elche logra la salvación

Los de Nuno vencen al Eibar (3-1) y se aprovechan de los pinchazos de Atlético y Sevilla. Los ilicitanos se imponen en Málaga (1-2) y la llegada de Sandoval reanima al Granada (1-2).

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El centrocampista del Valencia Paco Alcácer (2d) celebra con sus compañeros su gol ante el Eibar. /EFE

El centrocampista del Valencia Paco Alcácer (2d) celebra con sus compañeros su gol ante el Eibar. /EFE

MADRID.- El Valencia CF sigue en la pelea por la tercera plaza tras vencer este domingo al Eibar (3-1) en Mestalla, duelo correspondiente a la trigésimo quinta jornada de la Liga BBVA, mientras que el Elche logra la salvación matemática tras vencer al Málaga en La Rosaleda (1-2) y el Granada coge aire aún en puestos de descenso a costa del Getafe (1-2), gracias a un doblete de El-Arabi en el estreno de José Ramón Sandoval.

Así, los de Nuno Espírito Santo no fallaron en una jornada de ensueño para ellos en la que el Atlético de Madrid se dejó dos puntos en su estadio y el Sevilla cayó derrotado contra el Real Madrid en el Pizjuán. De esta manera, mete tres puntos al Sevilla por la plaza de 'Champions' y recorta diferencias en la pelea por la tercera plaza a cuatro puntos, recuperando el terreno perdido hace escasos días con su empate contra el Rayo en Vallecas.



Mestalla, donde el Valencia acumula nueve partidos de Liga sin perder, fue demasiado para un Eibar que huele a azufre - a un punto del descenso - tras cinco jornadas consecutivas pinchando. Los locales, que se adelantaron por medio de Otamendi a centro de Alcácer, controlaron un partido frente a un rival menos peleón de lo esperado. Los armeros salieron con mejores sensaciones y pisaron más el terreno rival durante el segundo periodo. Esa reacción duró lo que tardó De Paul en clavar un balón en el larguero y, posteriormente, Parejo en ampliar la renta en el marcador con un disparo lejano. Doce goles ya del capitán 'che' en Liga.

 

Alcácer, al cazar un balón muerto en el área pequeña tras un magistral libre directo del propio Parejo, amplió las diferencias en el marcador y Mikel Arruabarrena, a cinco minutos del final, maquilló el resultado con el gol de la honra ante un Valencia cuya única noticia negativa del enfrentamiento fue el cambio por precaución de su lateral izquierdo José Gayá, con molestias en el bíceps femoral.

Jonathas salva al Elche


Un gol del delantero brasileño Jonathas y otro del croata Pasalic bastaron al Elche para sacar tres puntos a domicilio contra el Málaga (1-2) y consumar matemáticamente su permanencia en Primera División gracias a la racha de cuatro victorias en los últimos cinco partidos con los que ha llegado a los 40 puntos y permite darse un respiro de cara a las tres últimas jornadas.

 

Por su parte, el Málaga, que enlaza su octavo partido sin sumar tres puntos, volvió a decepcionar ante su gente y demostró que carece de argumentos firmes para ilusionar con la posibilidad de jugar competición europea la temporada que viene. Un penalti a Javi Guerra cometido por el polaco Tyton pudo cambiar el devenir del encuentro, pero el luso Duda estrelló el balón contra la madera. En la recta final Pasalic marcó el segundo para los ilicitanos y Javi Guerra, que recortó diferencias en el 94', dispuso de la última ocasión tras un córner que atajó Manu Herrera.

El Granada respira con Sandoval


En el Coliseum Alfonso Pérez, el Granada hizo bueno el refrán de "a entrenador nuevo, victoria segura" y el técnico José Ramón Sandoval, que sustituyó en el cargo al cesado Abel Resino, se estrenó en el banquillo con tres puntos de oro que sirven de estímulo para aspirar a la permanencia tras ganar (1-2) al Getafe y romper con una racha negativa de ocho partidos sin conocer el triunfo en competición doméstica.

 

El conjunto nazarí salió reforzado de su visita al sur de Madrid gracias a un doblete del delantero marroquí El-Arabi, que no veía portería desde finales del mes de febrero. El Getafe, al contrario, desperdició una oportunidad magnífica de salvarse virtualmente y se coloca a seis puntos de los puestos de descenso tras cuatro pinchazos consecutivos. En ello contribuyó negativamente el brasileño Naldo que, a los catorce minutos de partido, cometió un penalti con el que el Granada se adelantó en el marcador.

Remaron a contracorriente los azulones y lograron meterse de nuevo en el partido por medio de Pedro León, que marcó las diferencias con un disparo raso y ajustado a la cepa del palo con el que batió a Roberto. Solo los detalles de Emi Buendía, un talentoso argentino pulido en la cantera, daban aire a un Getafe que se dejó dominar y corrió detrás de un Piti que se echó el equipo a la espalda. Suyo fue el centro medido que acabó en un cabezazo de El-Arabi con el que sentenció a los madrileños y con el que da coraje y fe a Sandoval para consumar la machada.