Público
Público

El Valencia y sus motivaciones

Los de Emery se juegan pasar por quinta vez en su historia a octavos de final

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Valencia puede meterse en octavos de final de la Liga de Campeones por quinta vez en su historia. Y Mestalla no lo ve. Ninguno de los partidos de esta primera fase ha calado entre la grada, que da por hecha la clasificación. Le vale con ganar hoy y que el Rangers no derrote al Manchester. Unai Emery, para evitar relajaciones, tira de dulce: aspirar a la cabeza del grupo. Los turcos también se animan: su entrenador dice que no son los mismos que perdieron en la ida por 0-4, que han mejorado y mucho. Cada cual busca sus motivaciones para elevar la tensión de un partido alicaído. El Bursaspor ni siquiera ha estrenado su casillero de goles. Otro motivo añadido.

Emery no quiere sustos. Alineará a sus dos delanteros, Soldado y Aduriz, para resolver cuanto antes. Sabe lo impaciente que se vuelve la afición cuando los minutos pasan con el marcador perplejo. Joaquín, de nuevo afilando su banda, y Mata serán los encargados de abrir las costuras del animoso conjunto turco. Moyà, que sigue a la sombra de César, tratará de impedirlo.

El joven Isco también aguardará su oportunidad: la grada le espera como nueva esperanza blanca. No anda sobrado el Valencia de efectivos con chispa. Recuerda a Silva y, puestos a seguir buscando alicientes, su presencia entre los convocados anima. Y como el Bursaspor inquieta lo justo, el joven delantero puede gozar de minutos. También Mestalla, que está a las puertas de ver a su equipo en la siguiente ronda. El Valencia tiene mucho que ganar. Por eso Emery no piensa en otra cosa. Estén como estén las gradas