Público
Público

El Valladolid adquiere tranquilidad y Osasuna saca la cabeza

Los pucelanos ganan por 2-0 al Zaragoza gracias a la manija de Óscar. Los rojillos se cambian los papeles con el Deportivo (2-1)

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Real Valladolid derrotó (2-0), merced a su recia defensa, claridad de ideas en ataque y goles de Javi Guerra y Óscar, a un Real Zaragoza falto de movilidad y fluidez en ataque. Un triunfo que deja al conjunto vallisoletano con 28 puntos y que le acerca aún más a su objetivo de la permanencia cuando acaba de comenzar la segunda vuelta del campeonato. El Real Zaragoza, por su parte, sigue con 22.

El encuentro comenzó con el Real Valladolid, que había modificado su esquema a un 4-1-4-1, sobando el esférico y percutiendo sobre todo por el costado izquierdo. Así, una falta centrada con picardía por Ebert y pillando por sorpresa a los jugadores del Real Zaragoza encontró a Javi Guerra en el corazón del área, aunque su testarazo fue repelido por la madera ante la estatua de Roberto.

El Real Zaragoza juntaba demasiado el centro del campo con su defensa y esperaba al cuadro local por encima de la medular, donde intentaba achicar con intensidad. No obstante, el Real Valladolid tocaba en ocasiones con viveza y, cuando salvaba 'el campo de minas', era capaz de cazar la espalda de la retaguardia. De este modo Omar provocó un córner que centró Ebert al segundo palo y con una rosca endiablada. Allí halló a Óscar quien cedió al centro del área, donde Javi Guerra batió a placer a Roberto para poner el 1-0 a los doce minutos de partido.

El tanto que indujo mayores arrestos por parte del Real Zaragoza, más atinado en la elaboración y que encontró en un balón colgado a la frontal por Apoño su primera oportunidad. Helder Postiga no acertó el remate. Entretanto, el Real Valladolid se agazapaba cada vez más aunque se veía capacitado para apuntillar a su adversario con la velocidad de sus extremos al contragolpe. Sin embargo, en un balón profundo dirigido al alemán Ebert, éste se lesionó y hubo de pedir el cambio. Le suplió el sueco Larsson. Algo parecido le ocurrió al Zaragoza, aunque en doble ocasión y en los diez minutos siguientes. Se lesionaron Apoño y Loovens, quienes fueron sustituidos por Tarsi y Lanzaro.

Dominio estéril ante un Real Valladolid bien armado. Larsson y Guerra tiraban profundos desmarques que producían verdaderos quebraderos de cabeza a la defensa maña, bastante adelantada y jugando siempre al límite del fuera de juego. En la reanudación, el Zaragoza saltó al terreno de juego con más brío y embotelló a los blanquivioleta en su campo. La escuadra maña dominaba el esférico, pero no tenía fluidez y adolecía un juego estático asequible de defender por la defensa del equipo vallisoletano.

Fue anulando al Real Zaragoza y en una preciosa transición estableció el 2-0 en el minuto 74. Una buena pared acabó con el lateral Peña ganando la línea de fondo y cediendo atrás, al punto de penalti, donde Óscar apareció para colocar el esférico a la derecha de Roberto, donde le era imposible llegar.

Zarpazo que hizo bastante daño al Real Zaragoza, ya que fue incapaz de taponar la sangría. A renglón seguido, Larsson recogió un excelso pase de Óscar en profundidad y se encontró solo con Roberto en el uno para uno, aunque el cancerbero visitante aguantó bien y evitó que el disparo del sueco acabase en el fondo de las mallas. El partido se había quebrado y el Real Valladolid seguía acumulando ocasiones. La siguiente fue para Óscar, quien se internó en el área y estrelló su disparo en el muslo de Roberto a falta de seis minutos para la conclusión del partido.

Osasuna consiguió salir del último puesto de la tabla al superar al Deportivo en el estadio Reyno de Navarra y su lugar pasa a ocuparlo ahora el conjunto gallego. Osasuna fue superior a su rival y ganó su tercer partido como local en Liga. Los goles fueron marcados por Kike Sola en la primera parte, Nino en la reanudación, y Camuñas al final del partido. El portero murciano Andrés Fernández fue uno de los jugadores más destacados en Osasuna, al desviar con acierto dos claras ocasiones del Deportivo tras el descanso, que pudieron cambiar el resultado.

Cejudo probó la portería de Aranzubía en el primer lanzamiento a la meta gallega con un disparo que salió fuera rozando el poste. Los locales empezaron apretando en el centro del campo ante un rival que intentó sorprender buscando la espalda de la defensa navarra. El tesón, más que el juego, provocó el gol navarro, que llegó en el minuto veinticinco. El balón entró llorando tras pegar en los dos postes. Armenteros recibió un balón de Lolo, en situación de posible fuera de juego, centró desde la banda derecha y Kike Sola remató con el pie en una posición muy forzada, casi cayéndose al suelo en el punto de penalti.

Entre André y Aranzubía evitaron en la línea de gol el segundo tanto de Kike Sola, que remató de cabeza un balón enviado desde el punto de córner. Fue la ocasión más clara de la primera parte. En la reanudación, el Deportivo pasó a dominar territorialmente. Tuvo más el balón, pero le costó mucho esfuerzo crear peligro. Paciencia se decidió a sacar a Nelson Olveira por André con la intención de forzar situaciones de gol.

El segundo gol navarro fue una jugada de listos. Lolo sacó rápido una falta al borde del área. El balón le llega a Nino y éste sorprendió a la defensa marcando de disparo cruzado. Nelson Oliveira tuvo en sus pies la mejor oportunidad de su equipo al quedarse solo ante Andrés Fernández. El meta local desvió el disparo en una gran intervención. Mendilibar decidió sacar a De las Cuevas, que debutó en Osasuna, en lugar de Kike Sola aprovechando la ventaja en el marcador. En el último momento fue Camuñas el que marcó para el Deportivo y llevó mucha emoción a los minutos finales.