Publicado: 27.07.2014 19:39 |Actualizado: 27.07.2014 19:39

Valverde no encuentra el Tour

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Desde su debut en el Tour 2005 la relación de Valverde con el Tour no ha sido muy amable. En siete participaciones el cuarto puesto de la 101 edición ha sido su mejor resultado, a un paso del objetivo con el que llegó, que no era otro que una plaza en el podio.

Un ciclista de su calidad, de sus expectativas, siempre se le ha supuesto como un corredor con posibilidades en la "grande boucle", pero nunca ha respondido. Valverde parece no haber superado un insuperable miedo a la carrera más importante por etapas. Este año era el suyo, el de la reválida definitiva, su última oportunidad para lograr al menos un puesto de honor. Un podio que podría cerrar una historia de desencuentros con el Tour.

La última ocasión para el ganador de la Vuelta 2009 tiene relación con un nombre: Nairo Quintana, ganador del Giro, quien asumirá el liderazgo del equipo la próxima temporada, y tal vez del ciclismo mundial. Por eso Valverde, de 34 años, llegó "como nunca" a la cita del Tour el pasado 5 de julio. "Tengo el podio en las piernas y tengo la confianza que me ha faltado otras veces, he perdido el miedo al Tour", aseguraba.

Valverde se estrenó en el Tour en 2005. En una memorable etapa con final en Courchevel brilló aquel joven de 25 años imponiéndose al entonces campeón Lance Armstrong. Pero no pudo rematar la faena porque hubo de retirarse por un golpe en la rodilla que se produjo en la contrarreloj por equipos. Marchaba en quinto lugar de la general y perdió la ocasión de iniciar una buena relación con la carrera francesa.

El año 2006 fue fatídico para Valverde y para el ciclismo en general. El escándalo de dopaje de la Operación Puerto eliminó a buena parte de los favoritos de ese Tour, cuando Valverde se presentaba como el principal candidato. En la tercera etapa rotura de clavícula y para casa. En 2007 una contrarreloj, cuando parecía que había mejorado esta disciplina arruinó el sueño del Tour para Valverde. Seis minutos llegó a ceder Alejandro, tras pasar inmaculado los Alpes. Después, la tercera semana acabó por certificar el derrumbe de Valverde. Eso sí, quinto en la clasificación final.

De nuevo, otro Tour. 2008 comenzó con Valverde entre los favoritos. No tardó mucho en demostrarlo. Primera etapa y primera victoria. Inconmensurable ese triunfo en la cuesta de Plumelec. Llegó a ponerse el maillot amarillo, y se impuso en una segunda etapa, pero otro derrumbe le hundió sus opciones. Finalmente fue octavo, lejos de sus aspiraciones.

La Operación Puerto también dificultó que Valverde pudiese intentar más asaltos al Tour. Los dos años de sanción y la prohibición del Comité Olímpico Italiano al propio corredor murciano de disputar cualquier competición en tierras transalpinas impidió su participación en la ronda de 2009. Y es que la decimosexta etapa entre Martigny y Bourg Saint Maurice pasaba por territorio italiano y el equipo prefirió evitar problemas...

2012 era el regreso al Tour del actual campeón de España contrarreloj. A la espera de la montaña Valverde tuvo todo tipo de contratiempos: caídas, pinchazos... En apenas una semana había perdido todas las opciones, pero debía resurgir y ofrecer una alegría a su equipo. Y lo hizo ganando en Peyragudes, con uno de sus mejores triunfos a nivel individual, aunque la general quedó muy lejos: vigésimo.

Una nueva oportunidad en 2013. Valverde volvía a sonar entre los candidatos al podio. Un pinchazo en el peor momento, justo cuando se empezaban los abanicos en la etapa de Saint Amand Montrond, le hizo perder diez minutos en la general. Adiós a los planes. Hubo de conformarse con la octava plaza de la general en el año de la revelación de su compañero Nairo Quintana, que fue segundo y rey de la montaña.

Este año Valverde se presentó con el último cartucho, la última opción para saborear un podio que siempre se la ha resistido. La cronometrada entre Bergerac y Perigueux la perdió contra los franceses Peraud y Pinot, que acompañaron al italiano Vincenzo Nibali en París. Con el maillot de campeón de España de la modalidad, el reloj mandó al murciano a la cuarta plaza. "Hay más cosas que el Tour", dijo resignado.