Público
Público

La 'Vecchia' añora a Del Piero

Por primera vez desde 1996, la Juventus se enfrenta esta noche al Madrid sin el italiano. 'Il Pinturicchio', toda una leyenda en los 'bianconeros', posee el récord de goles y partidos tras dos décadas en el club, del que s

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Alex siempre bordó su apodo, esa plasticidad del pintor al que su mote hace referencia. Lo hizo prácticamente desde sus comienzos. Il Pinturicchio, sobrenombre que recibió Alessandro Del Piero de parte de los hinchas de la Juventus, se ganó a sus aficionados en el segundo uno. Justo desde que eligió a la Vecchia Signora en vez de al Milan, el eterno rival de los turineses.

La Juve fue siempre un equipo de históricos. Charles, Boniperti, Zoff, Bettega, Gentile, Rossi, Platini o Baggio. Defensas italianos míticos, inquebrantables. Grandes delanteros, jugadores bandera. Del Piero (Conegliano, Italia, 1974) llegó en 1993 para unirse a esa lista y convertirse en un imprescindible de las alineaciones de la Juventus. Il Pinturicchio  fue alguien esencial en esas noches mágicas de Champions. Un jugador que ayudó a que los partidos contra el Madrid fueran de los más grandes de Europa. Un mito de los de Turín, donde desplegó su mejor juego durante 19 años, toda su vida. El Raúl de la Juve. Dos récords dan una idea del símbolo que constituye: es el jugador con más encuentros disputados con los bianconeros (705) y el que más goles ha marcado (290).

Una leyenda que el menudo jugador (1,73 cm) empezó a labrar muy pronto con la Juve: a la semana de su debut ya hizo su primer tanto. Pocos años le costó convertirse en emblema de los italianos, junto con hombres como Deschamps, Di Livio o Zidane. El imponente carácter ganador que tenía dentro y fuera del campo fue decisivo para ello. Para ganar 12 ligas y una Copa de Europa, entre muchos títulos. Sus inicios con los bianconeros fueron, sin embargo, similares a su triste final. Sin pena ni gloria pasó tanto en su primer partido como en el último, en la final de Copa de mayo de 2012 que la Juve perdió ante el Nápoles, donde apenas entró en juego y hasta fue cambiado. Infausto desenlace para su espectacular trayectoria.

Un punto y final injusto para alguien que siempre puso a la Vecchia Signora por encima de sus intereses. Sirva como ejemplo que fue uno de los pocos pesos pesados del vestuario que permaneció en el equipo cuando descendió a la Serie B por el escándalo del Calciopoli. Mientras estrellas como Cannavaro, Ibrahimovic, Thuram o Vieira dejaban tirada a la Juve, Del Piero se quedó en Turín, demostrando que era en situaciones como esas en las que un jugador se gana el respeto de una afición como la bianconera. Le siguieron también nombres como Nedved, Trezeguet u otro histórico juventino como Buffon.

'El dinero no es mi principal preocupación, ya he ganado mucho en la vida', decía el día que renovaba por última vez su contrato en verano de 2011. La misma jornada que certificaba la despedida del club de sus amores. Del norte de Italia, aclamado por unos seguidores que le idolatraron durante casi dos décadas, Il Pinturicchio puso rumbo a Australia, a miles de kilómetros de distancia. Abucheado al principio por los aficionados del modesto Sydney F.C., ha acabado, a sus 38 años, ganándose el respeto con golazos como el marcado hace apenas unos días. Allí sigue sacando la lengua cada vez que marca, su característica celebración.

La misma que tuvo que ver y sufrir el Madrid en sus partidos durante dos décadas. Nueve encuentros, varias eliminatorias de las que siempre salió victorioso. Excepto uno de pésimo recuerdo para la Juve: la final perdida ante los blancos en 1998, la Séptima. El once de los transalpinos en esa época se podía recitar de memoria: Peruzzi, Torricelli, Montero, Pessotto, Vierchowood, Conte, Deschamps, Di Livio, Zidane, Vialli y Del Piero.

Le marcó cuatro goles a los merengues en esos choques. Los últimos, en el más reciente, la vuelta de la fase previa de la temporada 2007/08. Sin saberlo, Il Pinturicchio se despidió, con una cerrada ovación del Bernabéu, de uno de los duelos más excitantes de Europa. De la mejor manera, con un doblete. Sacó dos veces la lengua a pasear. Esta noche (20:45 horas) no estará por primera vez en un Madrid-Juve desde 1996.

Real Madrid: Casillas; Arbeloa, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Khedira, Illarramendi, Modric; Di María, Cristiano Ronaldo y Benzema.

Juventus: Buffon; Barzagli, Bonucci, Chiellini; Padoin, Pogba, Pirlo, Marchisio, Asamoah; Tevez y Llorente.

Árbitro: Manuel Gräfe (ALE).