Público
Público

Vettel tritura la historia

El Red Bull está a punto de desbancar al Ferrari de 2004 como mejor bólido en 62 años de Mundiales de F1. El alemán y su RB7 tienen a tiro varios récords que demuestran su dominio durante 2011

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Nos enfrentamos al coche más dominante que ha habido nunca en la F1'. La sentencia, recurrente en boca de Fernando Alonso desde junio, va mucho más allá de una explicación facilona acerca de la aplastante superioridad exhibida por Vettel y su Red Bull RB7. Cuando aún quedan tres carreras por tachar en el calendario de 2011, el piloto alemán y la escudería austriaca no sólo se han proclamado bicampeones del mundo en sus respectivas categorías individual y colectiva sino que, para certificar el aserto del español, hombre y máquina tienen a tiro varios récords históricos.

El primero cayó hace dos semanas en Corea tras el enésimo paseo del teutón como líder de la prueba durante vueltas y vueltas. Nadie en 62 años de F1 ha rodado más kilómetros en cabeza durante el mismo campeonato. Vettel suma 3.368 y aún le quedan los 919 de las pruebas restantes India, Abu Dabi y Brasil para incrementar la ventaja.

Mañana mismo puede auparse al primer puesto de otra tabla histórica, la de vueltas en cabeza durante un Mundial. Nigel Mansell la ostenta desde 1992, pero a Vettel le bastaría con liderar la prueba india durante 44 de los 60 giros previstos. Y si no, tiene las 126 vueltas de las dos últimas citas del año para desbancar en esta clasificación al actual número uno británico.

Más fácil aún lo tiene para empatar en número de carreras en cabeza durante un mismo curso, pues está a un solo GP de los 16 que lideró Schumacher en 2004 a los mandos de un Ferrari.

Alonso utiliza el enorme poderío del RB7 para pinchar a la Scuderia y ponerla en el compromiso de construir un bólido ganador para 2012. Aferrado de nuevo al estudio de la estadística, el español avisó en Valencia que el actual Red Bullse disponía a batir los registros históricos del mencionado Ferrari F2004 que había sido hasta ahora el bólido más superlativo de la historia de la F1. 'Entonces Schumacher tenía un coche muy bueno, ganaba todas las carreras, ganó el campeonato a mitad de año... porque Ferrari era también muy buen equipo y sabía cómo gestionar', espetó el asturiano hace cuatro meses.

La clave de tanta superioridad es la aerodinámica del bólido, una obra maestra de diseño

Desde entonces, Alonso no se ha cansado de repetir el mensaje 'hay un coche que es una bala, y los demás, que son coches normales', declaró en Bélgica ni Vettel de refrendarlo.

La clave de tanta superioridad es la aerodinámica. El bólido es una obra maestra del diseño, pero lo que verdaderamente le regala esas preciosas décimas de menos respecto a los demás es el llamado difusor soplado. Se trata de un ingenioso sistema que canaliza los gases que produce la combustión del motor incluso en las frenadas hacia la parte trasera del vehículo, proporcionándole mucho más agarre. El último invento de Adrian Newey, director técnico de Red Bull, ha provocado durante todo el curso polémica, innumerables debates internos, una reducción obligatoria de su efecto en Gran Bretaña única victoria de Alonso en 2011, justo por delante de Vettel y, finalmente, su prohibición para el Mundial que viene.

Por supuesto, la fiabilidad del Red Bull es también primordial. 'No se puede cambiar nada, pero es una mierda. Me toca los huevos', explotó Vettel en el GP de Australia de 2010 después de haber tenido que abandonar en la vuelta 26 por un problema con los frenos cuando iba primero. Luego, sudó para arrebatarle el título a Alonso en la última cita, Abu Dahi, precisamente por haber cometido varios errores durante el campeonato.

En 2011, Vettel y su coche no fallan. Por eso pueden empatar en número de victorias durante un año, 13 (lleva 10) y superar el tope de poles, 14 (12), y podios, 17 (15), obtenidos durante un único Mundial de F1. Para ello el bicampeón deberá hacer pleno en los tres últimos circuitos. De momento, hoy intentará ser el más rápido en calificación y salir así mañana en cabeza.