Público
Público

"Una vez me colé entre las piernas de un defensa"

Entrevista a Jonathan Pereira, que firmó el gol de la jornada. Sin tocar el balón, sólo con fintas de cintura, mandó a Kameni al suelo y se metió en la portería. Mide 1,66 metros y es un demonio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Es una de las novedades más saludables de la Liga. Bajito, escurridizo y letal. Juega en Santander cedido por el Villarreal. El Barça, el Valencia y el Espanyol figuran entre sus víctimas.

Su estatura es la comidilla del inicio de la temporada.

Siempre que me preguntan digo que tengo otras cualidades que exploto. Sólo hay que ver a los jugadores del Barça o al Kun. Hoy la estatura ya no importa tanto, sino la calidad y la velocidad. Maradona, el mejor de la historia, es un poquito más alto que yo. No hay problema en ser bajo.

¿Le ha favorecido el éxito de los bajitos en la selección?

España tiene un equipazo espectacular y unos jugadores que son la caña. Xavi, Iniesta o Cesc, que no son muy altos, tienen una calidad enorme. Son los mejores del mundo. Eso motiva a los demás que somos de esas características.

¿Le gusta encarar en el uno contra uno?

Casi todos los bajitos somos ágiles y rápidos. Es una virtud que podamos coger el balón rápido y driblar.

¿Han intentado abusar de usted los centrales por su ventaja física?

Hay alguno que sí, que en la tercera jugada te da una buena patada. Pero son gajes del oficio. Nunca le falto al respeto al defensa.

¿Alguno le ha dicho 'estate quieto ya o cobras'?

Sí, en Tercera en el Villarreal, más de uno me decía cosas. 'No corras más que te voy a romper el tobillo a la próxima' o animaladas de esas.

¿Y usted cómo respondía?

Pasaba totalmente y me dedicaba a jugar.

¿Cómo saca ventaja de su pequeña estatura?

De pequeño me llamaban rata, porque siempre jugaba con gente más alta. Una vez hice un regate metiéndome entre las piernas de un defensa. Recibí de espaldas, la eché de tacón entre sus piernas y pasamos el balón y yo.

¿Ha marcado de cabeza?

Sííí. Hace tres años, en el Villarreal B, fui el máximo goleador de cabeza. Pero eran todos de córner. Sacábamos al primer palo, yo me iba atrás e hice seis goles en el segundo palo. Y una vez lo hice de espaldas, de cabeza, desde fuera del área. Cuando era cadete.

¿Se ha adaptado a Primera?

Cuando me entrenaba con el primer equipo del Villarreal flipaba con la calidad y la rapidez mental con la que se juega en Primera. Es cierto que hay más espacio, pero es otra forma de jugar. Con más cabeza. Los defensas te dejan hacer, pero es una trampa, porque te quieren llevar a su lado fuerte. Puyol o Gonzálo Rodríguez te tienden trampas aunque creas que te dan ventaja.

¿Qué jugador le impactó más cuando se entrenaba con el Villarreal?

Riquelme, era un espectáculo. Era casi imposible quitarle el balón. Ni yo que era pequeñito podía robársela. Era imposible, la controlaba, se giraba, te ponía la espalda. Es uno de los mejores jugadores del mundo.

¿Qué jugador elegía para soñar cuando empezaba?

No tenía ídolos. Si acaso me fijaba en Gudelj, del Celta. Ahora me llama la atención Agüero. Con 21 años, lo encima que se echa al Atlético!. Es un ejemplo a seguir y es pequeñito. Todo lo hace bien: la arrancada, define

¿Y Messi?

Se habla mucho de Cristiano, pero yo creo que si Messi no se llega a lesionar, habría sido el Balón de Oro. Me quedé alucinado cuando le vi en directo en el Camp Nou. Coge el balón, no se le va ningún control, se gira y se va por cualquier lado. Pega un sprint y te deja atrás

¿Hay que cambiarle la forma de jugar para que sea un diez verdadero?

A un jugador como Messi es difícil decirle que cambie su forma de jugar. Messi es Messi y lo va a ser siempre.