Publicado: 08.10.2015 22:22 |Actualizado: 09.10.2015 07:00

Una vez resuelta la clasificación para la Euro'16, ¿qué pasa con Del Bosque?

España quiere sellar esta noche ante Luxemburgo su billete para el torneo continental. El seleccionador recibirá la oferta de renovación de Villar pero no se plantea seguir tras la cita, lo que obliga al presidente a convencerle o a empezar a buscar sustituto pronto.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Vicente Del Bosque, la semana pasada en La Ciudad del Fútbol de Las Rozas. /EFE

Vicente Del Bosque, la semana pasada en La Ciudad del Fútbol de Las Rozas. /EFE

MADRID.- España se mide esta noche (Las Gaunas, Logroño 20:45 horas) a Luxemburgo con un único y sencillo objetivo: cerrar de forma matemática la clasificación para la Eurocopa de 2016. Tan solo un punto separa a la selección española de acudir a la cita en la que defenderá las dos coronas continentales consecutivas que logró en 2008 y 2012. Lidera el grupo C con 21 puntos, a falta de dos partidos por disputar, el de esta noche y el del próximo lunes contra Ucrania en Kiev. Por detrás, Eslovaquia tiene 19 puntos y todo hace indicar que se haría con la segunda plaza que da acceso a la Eurocopa. Y en tercer lugar está la selección ucraniana. 

Sería una sorpresa mayúscula que los hombres de Del Bosque no lograran esta misma noche el billete a Francia, dadas las enormes diferencias entre un combinado y otro. Ya en la ida, la Roja se impuso por 0-4 en terreno luxemburgués y hay que recordar que lleva 31 partidos de clasificación de Eurocopa sin perder como local. Pero una vez que la clasificación es un puro trámite, la cuestión que más preocupa en la Federación -pitos a Piqué aparte- son los planes de futuro del seleccionador. 



La tradición 'villarística' indica que el presidente de la Federación pondrá encima de la mesa de Del Bosque una oferta de renovación para que permanezca en el cargo más allá de la Eurocopa 2016 y continúe dirigiendo al combinado nacional hasta Rusia 2018. Pero el técnico salmantino ha reiterado en varias ocasiones que su idea es dejar los banquillos una vez que finalice el torneo continental. Quiere cerrar su etapa como entrenador intentando conquistar la tercera Eurocopa consecutiva. Y de ahí, a la jubilación. Ni siquiera se plantea continuar dentro de la estructura de la Federación.

Sin embargo, él sigue jugando al despiste y este mismo miércoles por la noche en una entrevista en la COPE no quiso dar un portazo definitivo a su etapa al frente de la selección. "Cuando nos clasifiquemos ya será el momento de hablar. En las cosas del fútbol no hay que ser muy contundente. A la Eurocopa iré con la decisión tomada. Si sigo después o no", aseguró.

Sin embargo, Villar no quiere ni puede esperar a que Del Bosque se decida después de la Eurocopa. Las elecciones a la presidencia de la Federación Española de Fútbol están a la vuelta de la esquina, en concreto el 2 de enero, y quiere concurrir a las mismas con el nombre de un seleccionador. Su favorito para el puesto sigue siendo el propio Del Bosque y por eso intentará persudiarle todo lo que pueda y más. Pero por si la opción A falla, necesita un plan B. Y sin un Fernando Hierro que le haga el trabajo, tiene que ser él mismo el que inicie el proceso de búsqueda y selección del próximo inquilino del banquillo de España.

Amplia terna de candidatos

Novias no le van a faltar al presidente. Asumir el cargo de seleccionador español se antoja muy apetecible por parte de cualquier entrenador. Salvo el desastre de Brasil 2014, España es el combinado que ha dominado el fútbol mundial desde la Euro de 2008. Por eso, ya han comenzado las quinielas y han empezado a surgir los primeros nombres de posibles sucesores del Del Bosque. Técnicos con nombre y palmarés internacional como Pep Guardiola, Rafa Benítez o Unai Emery. Veteranos como Camacho, Juande Ramos o Joaquín Caparrós. Incluso, hombres de la casa como Albert Celades o Julen Lopetegui, ahora en el Oporto.

Pero claro, pese al premio que supondría convertirse en seleccionador, ningún técnico con contrato en vigor quiere poner en riesgo su puesto sin tener un compromiso escrito por parte de la Federación. Por tanto, los tiempos juegan en contra de Villar. El todavía presidente, o convence a Del Bosque para renovar antes de las elecciones, o encuentra un sustituto para entonces, o espera a salir reelegido para afrontar el tránsito con más calma.

Y todo esto se entremezcla con sus aspiraciones en el fútbol internacional. Su aspiración es asaltar también la presidencia de la UEFA, para lo que espera que Michel Platini se haga con el mando de la FIFA. Sin embargo, ayer mismo el francés fue suspendido durante 90 días, lo que complica enormemente que logre alcanzar la presidencia del máximo organismo del fútbol mundial. Y eso repercute en un Villar que, de momento, no se ha visto salpicado directamente en ninguna de las investigaciones abiertas en torno a la corrupción en la FIFA. Se le acumula, pues, el trabajo al sempiterno presidente.