Público
Público

"Vi doparse en muchas ocasiones a Valverde"

El ex-ciclista Jesús Manzano, ya dedicado a su profesión de jardinero, testificó el miércoles en Lausana ante el TAS

Publicidad
Media: 4
Votos: 1
Comentarios:

El tiempo le ha convertido en jardinero. Antes fue ciclista profesional, un hombre de equipo que alcanzó su máxima notoriedad en 2004 cuando, en unas explosivas declaraciones al diario As, se transformó en el primer arrepentido del deporte español. Jesús Manzano (San Lorenzo de El Escorial, Madrid, 1978) confesó su propio dopaje, denunció que estuvo a punto de morir por una transfusión sanguínea y rompió el código de silencio imperante en un deporte, el ciclismo, que se desgarra cada vez que ve su imagen proyectada en el espejo. Criticado por muchos de sus compañeros, el madrileño habla de ciclismo ya sin pasión, con mucho distanciamiento y poca fe en el futuro de su deporte. Manzano testificó el miércoles en el Hotel De La Paix de Lausana ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS). Habló durante una hora del caso Valverde, ese culebrón que vive el ciclista murciano desde que el laboratorio del Comité Olímpico Italiano dictaminara que una de las bolsas de plasma de la Operación Puerto lleva su ADN.

¿Cómo fue la declaración ante el TAS?

Me sorprendió la cantidad de gente que había en la sala. Había cinco abogados de la parte de Valverde, muchos intérpretes, la UCI, la AMA, el CONI... unas 25 personas. Me preguntaron si había visto a Valverde doparse alguna vez y buscaban alguna contradicción en mis declaraciones.Pero sólo cazan a los que mienten. Yo llevo años diciendo lo mismo, porque es lo que había, lo que yo vi.

¿Usted vio alguna vez doparse a Alejandro Valverde?

Sí. Vi doparse en muchas ocasiones a Valverde. Fuimos compañeros de equipo en el Kelme en 2002 y en 2003 y compartimos habitación muchas veces. Aquéllo era un sistema de dopaje generalizado, organizado. Si lo cuestionas, te echan a la calle. Y eramos unos 25 ciclistas.

¿Se dopaban todos?

Todos menos uno.

¿Quién?

Juan Miguel Cuenca.

¿A él se lo permitían?

Es que él no se podía medicar. Los medicamentos le bloqueaban, como decimos en el argot ciclista. Pero, si no hubiera tenido ese problema, pues se habría dopado igual.

Dice usted que le vio doparse en muchas ocasiones ...

Vamos a ver, en la Vuelta a España, por ejemplo, nos ponían tratamientos prohibidos todos los días. Ibas a la habitación del médico y allí coincidías.

En el asunto del dopaje, usted es el primer arrepentido del deporte español. ¿Se siente satisfecho?

No sé. Para algunos, he ayudado al deporte; para otros, lo he fastidiado. Lo que sí es verdad es que desde que yo hablé, se han hecho operaciones policiales.

La última, la Operación Grial, ha salpicado también al atletismo. ¿Qué opina del caso Paquillo?

Nada. No sé cómo está este tema.

De cara al futuro ¿cómo se puede erradicar el dopaje del ciclismo?

Echando a los médicos deportivos.

No todos los médicos del deporte se dedican a dopar...

Los que yo he tenido, sí. No tuve ninguno que fuera limpio. Los ciclistas no saben administrarse las sustancias. Siempre hay un médico que te o da, que te asesora, que te marca unas pautas. Muy pocos obran por su cuenta.

¿Quiénes eran los médicos que les doparon?

Eufemiano Fuentes, Walter Virú, Yolanda Fuentes y Alfredo Córdova. Eufemiano era el jefe. Yolanda y Walter estaban en primera fila. Córdova estaba en segunda línea.

¿Usted no tiene dudas en el caso Valverde?

No hay ninguna duda. Lo ha dicho el Comité Olímpico Italiano. Esa sangre es de él.

Hay quien defiende que al murciano le sacaron sangre pero nunca se la reinfundieron...

O a lo mejor gastó una bolsa y quedó la otra en el almacén. Siempre te sacaban dos bolsas, salvo que estuvieras muy bajo de hematocrito.

¿Se ha equivocado Valverde?

Claro. No tengo nada contra él. Es buena gente, amable, como todos los ciclistas. Él debería haberlo reconocido, no pasa nada, aquello era un dopaje organizado, si te negabas ibas a la puta calle. Si hubiera confesado, le rebajaban la sanción, un año sin competir y ya está. En Italia tuvieron que sacrificar a Basso, en Alemania, a Ulrich, pero nosotros somos un país de charanga. Pasamos de todo. hay que ser realistas: en España vale todo.

¿Tiene solución el dopaje? ¿hay futuro para un ciclismo limpio?

Es difícil. No lo sé. Los ciclistas no sabemos hacer otra cosa y hacemos lo que nos dicen. ¿Qué va a decir, como director de equipo, un tío como Bjarne Riis, que llegó a tener 60 de hematocrito. Pues que te pongas hasta las cejas. Esta gente tendría que estar fuera del ciclismo.

Algún director deportivo habrá que no fomente el dopaje.

Yo sólo tuve uno: José Luis Laguía. Nos lo decía bien claro: Chavales, ¡hasta donde lleguéis, no quiero ni una puta pastilla. ¿Y dónde está Laguía? En el paro.

Algunos ciclistas que se doparon, como Moisés Dueñas, han colaborado con la lucha antidopaje.

Sí. Él ha sido valiente, honesto. Pero quizá no es bien visto ahora en el pelotón. Hay que tener claro que hay un dopaje generalizado en el ciclismo. Ves la lista de dopados de este año y cada uno es de su padre y de su madre. No son ni del mismo equipo.

¿Usted cree que Valverde se dopa actualmente?

Eso no lo sé. Ahora mismo no lo sé.

¿Y qué piensa?

Hombre, si has conseguido unos objetivos dopándote y los sigues logrando, pues, te puedes hacer una idea.

Valverde ha declarado que no conocía a Eufemiano Fuentes.

Eso no se lo cree nadie. Es un mentiroso, un embustero. se está intentando reir de los españoles, de los italianos, de los franceses.

¿Sabe que el TAS ha aplazado su dictamen hasta marzo?

Ni idea.

¿Cómo será esa sentencia?

Hay muchas pruebas y yo creo que le sancionarán. El chaval va a pagar con dos años de sanción y a tomar por saco.