Público
Público

Un viejo amor regresa al Sporting

Colunga podrá emular al fin a su abuelo en El Molinón

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un antiguo amor vuelve al Sporting, convertido en un especialista frente al descenso. Un futbolista que tuvo talento para ser internacional y que, desde 2008, no ha hecho más que desafiar a la angustia en Recreativo, Zaragoza y Getafe. Tiene callo Adrián Colunga (Oviedo, 1984), un tipo criado, precisamente, en Mareo. Allí anotó 65 goles en un solo año. Tenía, incluso, la referencia de su abuelo Sindo, jugador del Sporting en los años cincuenta. Pero Colunga nunca salió de local en El Molinón. La oportunidad aparece ahora, a los 27 años, cedido por el Getafe, donde su reputación no cambió para nada. Fue el de siempre y deja un recuerdo de hombre difícil y futbolista a ratos, como en aquel hat-trick que le hizo al Deportivo.

Colunga fue uno de los favoritos del presidente Ángel Torres. Pero su etapa se bloqueó aquella mañana en el Coliseum en la que se enfadó por ser sustituido ante el Rayo y abandonó sin permiso. 'Esto es el Getafe', declaró el entrenador Luis García. 'No el Colunga Club de Fútbol'. Después, se comprometió a hablar del futbolista una vez que terminase el mercado invernal. Anteayer lo hizo en Telemadrid, pero no aportó nada nuevo. 'Güiza, Miku y Colunga...', señaló. 'Era difícil alinear a dos como para pensar en tres'. Pero no queda rencor. 'No hubo ningún problema'. De hecho, Luis García cuenta con él para el próximo año. 'Él ahora quería salir, pero es jugador nuestro y volverá'.

Antes, desafiará a la ansiedad en el Sporting, un papel que Adrián ya conoció en el Zaragoza. Allí llegó en enero de 2009, con el equipo prácticamente descendido. No siempre fue titular, porque estaba el chileno Suazo. Pero sus siete goles ayudaron a salvar al Zaragoza aquel año. Por eso Preciado, el técnico destituido del Sporting, trabajó para su cesión. Incluso, le pidió ayuda a Diego Castro, jugador del Getafe con el que tiene amistad. Y la realidad es que Colunga ya está en Gijón. Y ha sido uno de los pocos protagonistas de un mercado invernal que ha acusado la crisis. Sólo se han invertido 10,3 millones de euros. Nada que ver con los 62,6 que se gastaron en 2006-07. Colunga no supo explicar entonces por qué nunca jugó en el Sporting, el equipo de su vida.