Publicado: 08.03.2014 23:31 |Actualizado: 08.03.2014 23:31

Villa pone líder al Atlético en dos minutos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Atlético de Madrid no desaprovechó el pinchazo del Barcelona en Valladolid y con un trabajado triunfo ante el Celta de Vigo (0-2), con dos goles en dos minutos de David Villa, se situó líder de la liga BBVA, a la espera de lo que haga mañana el Real Madrid frente al Levante en el Santiago Bernabéu.

A tres días de jugarse el pase a los cuartos de final de la Liga de Campeones ante el Milán en el Vicente Calderón, el equipo rojiblanco superó un exigente examen a pesar de no poder contar con tres de sus pilares, el defensa Godín, el centrocampista Arda Turan y el delantero Diego Costa.

El Atlético se encontró en el arranque con un Celta que le exigió muchísimo pese a no jugar Rafinha, su futbolista más desequilibrante. Sin intensidad en la presión y velocidad en punta, los rojiblancos se encomendaron a su solidez defensiva en el primer periodo.

Villa y Diego Ribas no conseguían entrar en juego. El Atlético echaba de menos la creatividad del turco Turan en el centro del campo y los desmarques en velocidad de Diego Costa, futbolistas imprescindibles ahora mismo en su equipo.

Los rojiblancos sólo tuvieron dos ocasiones de gol en todo el primer tiempo. En el minuto 23, Raúl García enmudeció Balaídos con un disparo desde el centro del campo que salió rozando el larguero con un adelantado Yoel totalmente superado; un minuto después Koke hacía lucirse al portero gallego con un disparo cruzado, después de un buen contraataque conducido por Villa.

Ese fue todo el bagaje ofensivo de un equipo que parecía cansado, sin gasolina. El Celta tenía el balón y con mucha profundidad metió a su rival en su campo. No pareció importarle mucho al Atlético. Los locales amenazaron tímidamente con disparos lejanos de Oubiña, Alex López y Hugo Mallo.

El equipo gallego, más fiel a su estilo que el Atlético, volvió a tener una buena oportunidad al filo del descanso pero Courtois se agigantó en la portería ante Charles, evitando el primer tanto de la noche.

Algo tuvo que decirles Simeone en el intermedio a sus jugadores porque la imagen del equipo fue otra muy distinta. En tan sólo cinco minutos los rojiblancos pisaron más veces el área celeste que en todo el primer acto.

El Atlético se había hecho dueño del balón y las ocasiones empezaron a llegar. Raúl García, con dos disparos desde la frontal, y Filipe, con un potente remate que desvió Yoel, evidenciaron que los visitantes iban a por la victoria. La sensación era que el gol visitante estaba a punto de caer.

Y así fue. Un monumental error del lateral Jonny permitió a Villa armar un rápido contraataque que él mismo culminó después de ganar a Fontás en velocidad y superar a Yoel con un remate cruzado.

Se reivindicaba así el internacional español, que sólo un minuto después sentenciaba el duelo al finalizar, libre de marca, un gran centro desde la banda derecha del uruguayo Sosa, que acababa de sustituir a Koke.

Con el liderato asegurado, el Atlético empezó a pensar en el duelo europeo contra el Milán. Simeone movió el banquillo para ganar frescura con el "Cebolla" Rodríguez y Adrián y sus jugadores se limitaron a defender el resultado.

Celta de Vigo: Yoel Rodríguez; Hugo Mallo, Cabral, Fontás, Jonny; Alex López Oubiña, Krohn-Dehli (Madinda, min.73); Nolito, Orellana (Augusto Fernández, min.59) y Charles (Santi Mina, min.68).

Atlético de Madrid: Courtois; Juanfran, Miranda, Alderweireld, Filipe Luis; Diego Ribas (Cristian Rodríguez, min.73), Gabi, Mario Suárez, Koke (Sosa, min.59); Raúl García y Villa (Adrián, min.83)

Goles: 0-1, m.63: David Villa. 0-2, m.64: David Villa.

Árbitro: Mateu Lahoz (colegio valenciano). Mostró tarjeta amarilla a Charles (min.18) por parte del Celta de Vigo, y a Gabi (min.7), Mario Suárez (min.30), Miranda (min.66) por parte del Atlético de Madrid.

Incidencias: Partido de la vigésima séptima jornada de la liga BBVA disputado en el estadio municipal de Balaídos ante 24.539 espectadores, según anunció el club gallego. Se guardó un minuto de silencio en memoria de Antonio Hidalgo, ex jugador del Celta.