Público
Público

El Villamarín presume de líder

El Betis demuestra tanta facilidad para atacar como deficiencias para defender en el triunfo ante el Zaragoza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Beñat es de esos jugadores con la sabiduría suficiente para entender que en el fútbol hay ocasiones en las que es preciso un segundo de calma. Tiene asimilado que es instante de pausa puede ser vital para encontrar ese pase definitivo. Así que no es cuestión de coger la pelota y soltarla a la primeras de cambio. Esa pausa es la que permite al pasador otear el paisaje, hallar la vía verde que desconcierte a cualquier defensa.

A este joven centrocampista es al que Pepe Mel ha nombrado caballero. Le ha dado la batuta de este sorprendente de Betis que con tan solo cuatro jornadas ya tiene un cuarto de la permanencia en el bolsillo y es líder solitario habiendo ganado todos sus encuentros.

El Zaragoza derrochó entrega. Peleó hasta el final por convertir lo imposible en verídico. Ni siquiera una desventaja de tres goles le desmontó de su creencia. La expulsión de Casto le dio la fe. Los piropos no esconden los desperfectos. El Betis da muestra de inseguridad en la portería y en la guardia de los extremos.

El Zaragoza peleó hasta el final por convertir lo imposible en verídico 

No fue el Zaragoza un rival que le apretara a este engalanado equipo verdiblanco en el arranque de la noche. Quizá aturdido por el turbio asunto de Braulio, el conjunto de Aguirre pasó un verdadero calvario durante los primeros quince minutos. En ese cuarto de hora Beñat marcó las diferencias. No lleva más que estos cuatro partidos, pero ya ejerce como sargento general. A la primera pelota que pilló ya ofreció esa maniobra que define a un cerebro. Un movimiento que le sirvió para contemplar la disposición de rivales y compañeros en los cuatro puntos cardinales. Recibió el balón y giró sobre si mismo para darse una idea de todo lo que tenía por delante y por detrás.

Todo artista tiene por detrás a alguien que le libera de la tarea más sacrificada. Es Iriney. Esa maniobra anticipó la interpretación del primer gol. Un magnífico pase del centrocampista hacia Chica. El lateral tuvo todo el tiempo del mundo para telegrafiar el pase a Roque Santa Cruz. El paraguayo logró su primer gol con la camiseta bética.

Seguía sin darse sin enterado el Zaragoza de lo que ocurría en el campo. Por la banda derecha había un boquete que tampoco tardó en aprovechar Jonathan Pereira. Voló hasta el área y Abraham le arrolló en su intento por alejar el peligro. Sólo habían pasado doce minutos y el huracán del Betis ya había golpeado dos veces al equipo maño. Los guantazos espabilaron al Zaragoza. Empezó a tener un poco más la posesión para tranquilidad de una defensa que había tenido extra de trabajo.

Beñat marcó las diferencias. Ya ejerce como sargento general

A Casto le fallaron los cálculos en una salida por alto. La pifia le dio aire a los aragoneses. Juárez aprovechó el regalo para ponerle guindilla a la noche. Esa era la sensación. Los visitantes había soportado lo peor y en el final del primer tiempo había empujado unos metros más atrás.

Todo estaba escenificado para una segunda parte apretada, pero el arranque fue tan explosivo como el primero. Mateu entendió como penalti un despeje de Da Silva antes de que el balón llevará rondando un minuto. Beñat redondeó su espléndida noche.

Y de saque de centro a saque de centro y tira porque te toca. Del tercero al cuarto en apenas un suspiros. Había dudas en la familia bética sobre la implicación de Roque Santa Cruz en este proyecto. Ha sido un futbolista de mal asiento. No ha tenido continuidad en ninguno de los equipos en los que ha militado. Ni el 4-1 desanimó al Zaragoza. La entrada de Juan Carlos oxigenó el ánimo del equipo. Marcó dos magníficos goles con la izquierda y amedrentó al Betis, pero el líder mantuvo el tipo.

Betis: Casto; Chica, Amaya, Dorado, Nacho; Iriney, Beñat, Salva Sevilla (Juanma, m.46); Jonathan Pereira (Goitia, m.70), Roque Santa Cruz y Jefferson Montero.

Zaragoza: Roberto; Juárez, Mateos, Da Silva, Abraham; Ponzio; Barrera (Juan Carlos, m.46), Micael (Zuculini, m.64), Luis García; Lafita y Postiga.

Goles: 1-0. M. 6. Pase de Beñat hacia Chica que mete un centro al área para que Roque Santa Cruz marque a placer. 2-0. M. 11. Penalti que comete Barrera sobre Pereira y marca Salva Sevilla. 2-1. M.36. Juárez aprovecha una mala salida de Casto. 3-1.M.46. Beñat transforma un penalti cometido por Da Silva. 4-1.M.49. Centro de Chica que remata Santa Cruz. 4-2.M..76. Juan Carlos de volea. 4-3.M.79. Juan Carlos desde la izquierda.

Árbitro: Mateu.Expulsó a Casto con roja directa (m.69) por arrollar a Luis García fuera del área. Amonestó a Ponzio, Mateo y Zuculini.

B. Villamarín: 30.000 espectadores.