Publicado: 22.10.2015 23:41 |Actualizado: 22.10.2015 23:41

El Villarreal golea al Dinamo Minsk

Dependerá de sí mismo para alcanzar el pase y la primera plaza en la Europa League

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El delantero del Villarreal Roberto Soldado celebra el tercer gol. / EFE

El delantero Roberto Soldado celebra el tercer gol del Villarreal. / EFE

El Villarreal goleó este jueves por 4-0 al Dinamo Minks y lo hizo con mucho acierto en la primera parte y con mucho control la segunda, para encarrilar sus opciones de clasificación en la Liga Europa, ya que dependerá de sí mismo para alcanzar el pase y la primera plaza.

Los castellonenses encontraron a un inspirado Bakambu en la primera parte, que acertó en marcar en dos buenas jugadas de su equipo y con ello sentenció el partido. La segunda parte sirvió para marcar dos goles más y para evidenciar la diferencia entre ambos equipos. Se esperaba ver a un Villarreal volcado en la primera parte, tras las dos últimas derrotas y las malas sensaciones que había dejado el equipo. Pero no pudo el equipo de Marcelino entrar en el partido como quería, al encontrarse a un motivado Dinamo Minks.

Los bielorrusos no permitían tocar con facilidad y buscaban la contra con una presión alta en el centro del campo, lo que no dejaba a los locales estar cómodos. A pesar de ello y de ese cierto control de inicio, fue Bakambu el que pudo abrir el partir a los diez minutos, pero solo ante Gutor no acertó a superarlo. Una jugada que fue un aviso de lo que estaba por venir, ya que sin llegar a dominar, los goles caerían del lado local.

Un minuto después de la jugada de Bakambu, los bielorrusos perdonaron el empate, tras enviar fuera Rassadkin un remate de cabeza que ya se cantaba como gol. Pero sería Bakambu el que aprovecharía una gran jugada colectiva de su equipo, para desviar un balón lejos del alcance de Gutor, y poner el primer gol del partido.



Así, el Villarreal tiraba de la calidad de sus jugadores de ataque, para desequilibrar un partido que se mantenía bastante igualado y, sin un claro dominio. Una jugada que se repetiría quince minutos después, cuando otra gran jugada del equipo de Marcelino, con un excelso Dos Santos, acababa con un pase atrás de Rukavina, para que Bakambu pusiera el segundo del partido y el segundo en su cuenta. La curiosidad es que el gol lo hizo cojo, tras recibir unos minutos antes un golpe en su tobillo. Ese segundo gol ya desanimó a los jugadores del Dinamo, que tras su esfuerzo veían como se marchaban con dos goles en contra.

La segunda parte ya fue mucho más controlada por los locales, que desde el principio ya se hicieron con el control de la pelota y del juego. De esta forma el equipo amarillo rondaba el área, a la búsqueda del tercer gol y de la sentencia. Y no tardó en llegar, ya que al cuarto de hora era Soldado el que aprovechaba una asistencia de Denis Suárez y esta vez superaba a Gutor.

Un gol que apuntaba a que el partido podía acabar en goleada, al acumular los locales varias ocasiones. Y así llegó el cuarto a los setenta minutos, cuando otra combinación de los locales era empujada por Eric Bailly a gol ya con el portero batido, cuando era el mismo defensa el que había comenzado la jugada desde el centro del campo. En ese gol acabó el partido, ya que el Villarreal bajó el ritmo y buscó más contemporizar que acelerar el juego.

Ficha técnica

Villarreal CF (4): Barbosa, Rukavina, Bailly, Víctor Ruiz, Jokic; Pina (Trigueros min. 60), Dos Santos, Samu García, Denis Suárez (Samu Castillejo min. 67); Soldado, Bakambu (Nahuel min. 46)

Dinamo Minsk (0): Gutor, Begunov, Politevich, Bangura, Vitus; Korzun, Korytko (Adamovic min.46), Udoji ( Voronkov min.73) Rassadkin, Premudrov; Beciraj (Mohammed min. 65)

Goles: 1-0 Min. 17 Bakambu; 2-0 Min. Bakambu 31; 3-0 min. 60; 4-0 Min. 70 Bailly;

Árbitro: Sherhiy Boiko (Ukrania) Tarjetas amarillas a los locales Tomás Pina, y para los visitantes Korzun

Incidencias: Tercer partido correspondiente a la fase de grupos de la Europa League, con presencia de unos 17.000 espectadores y unos 150 aficionados bielorrusos en las gradas.