Publicado: 10.11.2013 11:45 |Actualizado: 10.11.2013 11:45

Viñales vence en Cheste y se proclama campeón del mundo

El joven, de 18 años, se impone a Rins y a Salom, que se cayó a diez vueltas del final de la carrera, en la reñida lucha por el título de Moto3

 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El español Maverick Viñales (KTM), que llevaba sin ganar una carrera desde Francia, recuperó la senda de la victoria cuando más necesario era, en la última carrera de la temporada, el Gran Premio de la Comunidad Valenciana de Moto3, que le sirvió para proclamarse campeón del mundo por primera vez en su carrera deportiva. Viñales supo defenderse de los ataques de Alex Rins (Estrella Galicia 0'0 KTM) en la última vuelta, con Luis Salom descartado por una caída en el decimoquinto giro si bien acabó la carrera decimocuarto.

Luis Salom (KTM) salió como un auténtico disparo por el centro de la pista con Maverick Viñales (KTM) pegado tras su rebufo y el alemán Jonas Folger (Kalex KTM), quien desde la segunda línea consiguió colocarse por delante del autor del mejor tiempo de entrenamientos Alex Rins (Estrella Galicia 0'0 KTM). Pero el liderazgo de Salom no duró demasiado. Al cumplirse el primer giro Viñales era primero ya con sus dos grandes rivales pegados tras su estela, Salom y Rins.

Todo el interés de la carrera estaba centrado en ellos y no defraudaron a las expectativas al marcharse rápidamente de todos sus rivales, con Folger y el australiano Jack Miller (FTR Honda) como los únicos que aguantaron un poco su espectacular ritmo. Rins tuvo un pequeño susto en la tercera vuelta que le obligó a cortar algo el acelerador y sus rivales lograron unos metros de ventaja pero el piloto de Estrella Galicia 0'0 salvó la situación con el récord de vuelta rápida en el siguiente giro para volver tras el rebufo de sus contendientes por el título mundial.

Viñales fue el que marcó el ritmo en las primeras vueltas con Salom literalmente pegado a él y Alex Rins sin "meter rueda" en ningún momento a sus rivales, aunque con dos peligrosos rivales que podían representar un inconveniente en las últimas vueltas que no perdían comba, Folger y Miller. En el octavo giro fue Salom quien intentó tomar la iniciativa de la carrera tras protagonizar la vuelta rápida de la misma pero ninguno de sus oponentes se dejó sorprender y el quinteto rodó en todo momento sin apenas diferencias entre todos ellos hasta que a final de recta y ya en el décimo giro Viñales volvía a recuperar el liderato en la apurada de frenada de ese punto, aunque cuatro vueltas después y en el mismo sitio era Salom quien pasaba primero.

Estaba claro que el resultado de la prueba iba a tener que esperar hasta el último giro, el marcaje al que se estaban sometiendo los tres aspirantes al título era férreo y estrecho, si bien hubo un hecho importante en la decimocuarta vuelta, cuando Alex Rins, que estaba agazapado en la tercera posición decidió "meterse por dentro" de la trazada de Salom y poco después hizo lo mismo con Maverick Viñales. Por primera vez el piloto de Estrella Galicia 0'0 era líder de la prueba, en el decimocuarto giro, y esa iniciativa tuvo una primera víctima, Luis Salom, quien intentó enjugar cuanto antes la diferencia con su rival pero se cayó en la curva cuatro y dijo adiós a sus opciones al regresar a la pista decimosexto. Salvo desastre de sus rivales nada le podía devolver a la senda del campeonato.

Tanto Rins como Viñales vieron en sus pizarras un escueto mensaje "Salom KO". Quedaban dos aspirantes al título mundial. Así, en el decimoctavo giro Viñales volvió a tomar la iniciativa y superó a su rival a final de recta, pero el cuarteto no tenía apenas diferencias entre sus unidades y cualquier cosa podía suceder en los últimos giros, como la caída de Jack Miller poco después. El cuarteto se había quedado en trío.

A tres vueltas del final Rins volvió a ponerse al frente, pero Maverick Viñales no estaba dispuesto a ceder su posición y en varias las ocasiones ambos estaban casi emparejados. La última vuelta fue decisiva y aunque Rins lo intentó, el ansia de Maverick Viñales resultó mucho más fuerte y logró entrar primero en la recta de meta para defender su posición y adjudicarse un merecido título mundial. Rins, se vio superado por apenas una milésimas de segundo sobre la misma línea de meta por el alemán Jonas Folger, aunque como mal menor se adjudicó el subcampeonato mundial.