Público
Público

Vincenzo Nibali gana el Giro

El italiano vence una prueba que dominó de principio a fin. El británico Cavendish venció la última prueba al sprint

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ciclista italiano Vicenzo Nibali (Astana) se adjudicó el Giro 2013 y cumplió su sueño de ser mejor en la carrera de su país, en la que ya había sido segundo y tercero.

Los últimos 197 kilómetros, entre Riese Pío X y Brescia, fueron un mero trámite para Nibali, segundo en la edición de 2011 y tercero en 2010, y sus acompañantes en el podio final, Rigoberto Uran (Sky), revelación de la carrera y primer colombiano que sube al cajón final, y el australiano Cadel Evans (BMC). Un paseo triunfal para Nibali y de gloria para el excampeón del mundo de fondo en carretera Mark Cavendish que volvió a ser el más rápido en la llegada masiva y se anota su quinta victoria en esta edición y además el premio a la regularidad.

Una jornada que no tuvo mayor historia que los kilómetros finales, en el circuito de Brescia. En esta ocasión, al contrario que las anteriores etapas que tuvieron por escenario los míticos Dolomitas y que estuvieron marcadas por el frío y la nieve, no hubo batalla y el sol se dejó ver de vez en cuando, pero el pelotón se lo tomó con calma dando por bueno lo cosechado antes de llegar al circuito de Brescia.

Fue en las calles de Brescia, donde estaba la última meta, cuando comenzó la batalla, la lucha entre los equipos con esprinters. Fue un calco de lo sucedido en otras llegadas masivas, con acelerones e intentos de demarraje de corredores que son rápidos, pero no suelen tener grandes lanzadores.

El final de Giro 2013 volvió a ser un calco de las llegadas anteriores, un mano a mano entre los componentes del Omega de Cavendish, el Bardini de Modolo y el Cannondale de Viviani que volvió a quedarse con la miel de la victoria en sus labios.

Cavendish ganaba, por quinta vez, su guerra particular a sus más directos rivales en las llegadas masivas; mientras que el 'tiburón' Nibali no tenía mayores problemas para rematar un triunfo que cimentó en las etapas condicionadas por la nieve y el frío.

Nibali cumplió con éxito su objetivo que no era otro que vestir la última camiseta rosa del Giro superando a rivales de la categoría del británico Bradley Wiggins, ganador del último Tour, el canadiense Ryder Hesjedal que defendía el título y el belga De Gendt, cuarto en la pasada edición, pero que no consiguieron llegar a Brescia.

Un triunfo más que merecido para Nibali, pues en los últimos años ha dejado claro que es el mejor corredor de fondo de las grandes por etapas, con su triunfo en el Giro 2013, los otros dos puestos de honor en la carrera rosa, plata en el 2011 y bronce en el 2010 y tercero en el pasado Tour de Francia.