Publicado: 22.11.2016 13:24 |Actualizado: 22.11.2016 13:24

Visita sin red del Real Madrid al Sporting; duelo de caché en Sevilla

Los blancos, tras el tropiezo en Varsovia, no pueden fallar en el José Alvalade. Cristiano vuelve a la que fue su casa. El Sevilla busca asegurar el pase a octavos contra la Juventus.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Cristiano Ronaldo corre en el entrenamiento de ayer en el José Alvalade. /REUTERS

Cristiano Ronaldo corre en el entrenamiento de ayer en el José Alvalade. /REUTERS

MADRID.- El Real Madrid afrontará este martes en el estadio José Alvalade de Lisboa (20.45 horas/Antena3) un choque vital ya que no puede fallar ante el Sporting de Portugal si no quiere comprometerse su futuro en la Liga de Campeones, aunque llega reforzado por su actuación el derbi, liderado por un Cristiano Ronaldo que vuelve a casa.

Por su parte, el Sevilla intentará amarrar de forma definitiva el primer puesto del Grupo H en el Ramón Sánchez-Pizjuán ante la potente Juventus de Turín, que acude a la cita mermada en su potencial ofensivo. Un duelo de esos que dan nombre y prestigio por altura del rival.



Mientras, el partido en el José Alvalade será muy especial para un hombre que difuminó el sábado en el derbi cualquier rastro de mala racha. El verano de 2003, 'CR7' dejó el Sporting con 18 años para poner rumbo hacia el Manchester United por cerca de 18 millones de euros, prácticamente cinco veces menos de lo que seis años después pagaría su actual club. Ahora, consagrado, vuelve a un escenario que sólo ha visitado en partido oficial en otra ocasión, como jugador 'red devil'.

Fue el 20 de septiembre de 2007 y un cabezazo del de Madeira sentenció a la derrota (0-1) a su exequipo, al que marcó también en Old Trafford, como ya hiciera el pasado mes de septiembre en el Santiago Bernabéu cuando ejecutó una gran falta directa que superó a Rui Patrício para poner el empate a uno.

Un partido muy especial para Cristiano

El delantero madridista llega entonado y reforzado anímicamente a esta cita donde no puede verse afectado por ningún sentimentalismo por lo que se juegan los suyos, que no pueden tener ningún despiste ante los de Jorge Jesús que también están en la cuerda floja y con aún menos margen de error.

Cristiano brilló en el derbi
ante el Atlético de Madrid, firmando un 'hat-trick' que le debe haber llenado tanto a él como al actual campeón de Europa de bríos renovados para sacar tres puntos vitales de la capital lisboeta. Aún a dos goles del centenar en competiciones UEFA, el portugués espera liderar el ataque de los de Zinédine Zidane y 'no celebrar' cuantos más tantos le sean posible.

El Real Madrid jugó uno de sus partidos más sólidos del año el sábado en el Vicente Calderón, sobre todo a nivel defensivo, y necesita, como mínimo, repetir esas prestaciones para batir a un rival que en la primera vuelta le tuvo contra las cuerdas y que sólo hincó la rodilla con dos tantos 'in extremis' de Cristiano y Morata.

El severo e inesperado revés en Varsovia ante el Legia ha complicado el panorama a un Real Madrid que está a dos puntos de un Borussia Dortmund que, ya clasificado, no debería fallar en casa ante el conjunto polaco y que visitará la capital en la última jornada.

El principal dilema para el técnico francés es ver si repite el sistema que dispuso en el derbi y que le dio buenos réditos. Sin Benzema en el once, con Cristiano de '9' y con Lucas Vázquez, hubo una mayor solidaridad defensiva y una noche más tranquila de lo previsto para la zaga blanca y para Keylor Navas.

El centrocampista gallego espera volver a tener su oportunidad junto a Luka Modric, Mateo Kovacic y un Isco a buen nivel jugando más cerca de su sitio natural, mientras que el otro cambio será en defensa, donde el capitán Sergio Ramos, que se quedó en la grada ante el Atlético pese a entrar en la convocatoria, debe volver al centro de la defensa.

El Sevilla, a rematar su pase a octavos

Mientras, el Sevilla afronta su segunda jornada con opciones de finiquitar su pase a los octavos de la Champions, la primera en la que depende de sí mismo. En la anterior, cumplió ante el Dinamo de Zagreb, pero el Olympique de Lyon sacó un empate del Juventus Stadium que lo aplazó todo.

El 1-1 en la capital del Piamonte ayudó a los de Jorge Sampaoli a afianzar sus opciones de finalizar como primeros de grupo y tener así, en teoría, un primer cruce más asequible y con la vuelta ante su afición, pero también les obliga a no despistarse porque el equipo francés se mantiene vivo y, en caso de derrota sevillista ante los de Massimiliano Allegri, podrían recibir al campeón de la Europa League en Gerland en la última jornada con la posibilidad de dejarle fuera.

Por ello, el objetivo principal del Sevilla es sacar algo positivo en su choque contra el campeón de la Serie A italiana y poner fin a su idilio con el segundo torneo continental, que han ganado en los tres últimos años, pero cuyo trono ya no podrían reeditar. De todos modos, la victoria sería lo mejor porque le dejaría con los deberes hechos y sin urgencias a falta de su último partido en Francia.

El equipo hispalense está dispuesto a demostrar a un 'grande' de Europa todas las virtudes que ha implantado su nuevo técnico y que se vieron a su mejor nivel ante rivales de entidad como el Atlético de Madrid y el FC Barcelona, aunque sin el mismo premio. Hacerlo en la competición y ante un rival de tanto peso sería apuntalar el trabajo del argentino.

Sin embargo, la 'Juve', situada a dos puntos de su rival en la clasificación, no será un enemigo sencillo. El equipo 'bianconero' es muy experto y también llega avisado del potencial de un rival que ya le derrotó el año pasado en la fase de grupos (1-0).