Público
Público

Volver a empezar seis meses después

La derrota en Gerland reabre los debates tácticos que parecían superados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ayer, ante un balón suelto en una banda de Valdebebas, Cristiano no se deleitó con uno de sus malabarismos como acostumbra. Él, que se realiza domando la pelota, pareció aborrecerla. La golpeó lejos, con un gesto desdeñoso a caballo entre la desgana, el enfado y la desilusión. La misma que existe en el club. 'Uno de los partidos más pobres de la temporada el día menos indicado para ello', se lamentaban ayer en la zona noble.

Lejos de dar el golpe de autoridad que se le demandaba para ganarse el respeto en el continente, el Madrid salió de Lyon transportado al mes de septiembre. A 18 de febrero, se han reabierto todos los debates que parecían resueltos. El Madrid vuelve empezar. Pellegrini recela otra vez de Marcelo como lateral izquierdo, así que Ramos, que había funcionado como central junto a Albiol, regresó al flanco derecho en el segundo tiempo de Gerland. Arbeloa retornó a la izquierda, donde fue ubicado tras la debacle de Alcorcón. Con las lesiones de Pepe y la última de Garay, la pareja Albiol-Ramos había naturalizado a los dos laterales.

'Fue uno de los partidos más pobres el día menos esperado'

La presencia de Mahmadou Diarra y Alonso también reabre discusiones que parecían superadas. En Riazor, con Alonso como único mediocentro, el Madrid dio su mejor imagen de la temporada como equipo dominador desde la pelota. A Guti se le echó de menos. Se bajó del equipo cuando sonaba imprescindible.

Al debate en la sala de máquinas se suma el de la posición de Kaká. El brasileño ha jugado por la derecha, de tercer delantero, de vértice del rombo y por la izquierda, como hizo en Lyon, donde tuvo su primera salida de tono: 'No soy el culpable'. Las estadísticas de Kaká en Gerland lo tumban: nueve regates intentados y sólo dos con éxito.

'No soy el culpable', se defiende Kaká, el más cuestionado

Peores, por anormales, fueron las de Cristiano: dos intentos de regate, uno bueno, y cero jugadas en el área. 'Confiamos en que en la vuelta estén a su nivel', esperan en el Madrid. 'Nos maniataron tácticamente y también a nuestros mejores jugadores. No supimos superar su planteamiento físico', reconoce Arbeloa. La sustitución de Higuaín por Benzema reabre otro gran debate. Pellegrini lo cambió nada más fallar la ocasión más clara.

El Madrid son mil dudas. Siete meses después, Pellegrini no tiene nada claro. Parecía encontrada la solución, un equipo y un estilo, pero todo saltó por los aires en Lyon.