Público
Público

Vuelta a casa, tres meses después

"Estoy contento de empezar ya, cuando uno comienza una nueva etapa quiere hacerlo cuanto antes".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tras cuatro semanas de pretemporada y a falta de sólo dos días para el inicio oficial del nuevo curso, Pep Guardiola pudo entrenar por fin con 21 jugadores del primer equipo. La mayoría de ellos seguirá trabajando el fin de semana en Barcelona porque, en principio, el entrenador azulgrana no piensa convocarlos para la ida de la Supercopa que el Barça disputa mañana ante el Sevilla en el Sánchez Pizjuán. Descartado Pinto, con una lesión muscular en el muslo derecho, la única duda es el concurso de Víctor Valdés. Aunque todo apunta a que Guardiola tampoco citará al guardameta.

Recién llegados de México, los siete futbolistas que ganaron el Mundial con la selección española pisaron ayer por primera vez tras las vacaciones los campos de entrenamiento de la ciudad deportiva de Sant Joan Despí para comenzar su particular y atípica pretemporada. También Martín Cáceres, que sigue a la espera de una nueva cesión.

Todos ellos realizaron una suave sesión de recuperación para hoy, Guardiola les ha preparado trabajo especial de mañana y tarde a la que se sumaron también Ibrahimovic y Messi, que el miércoles jugaron con sus respectivas selecciones. Sólo Bojan, Jeffren y Hleb no llegaron a tiempo para entrenarse. Los dos primeros, tras el partido de la sub-21 en Finlandia, y Hleb, después de jugar con Bielorrusia en Kaunas (Lituania).

Así las cosas, y casi tres meses después de su presentación, David Villa, el fichaje más flamante del Barça para la nueva temporada, se calzaba ayer las botas para ponerse por primera vez a las órdenes de Pep Guardiola; 'Con ganas'. 'Estoy contento de empezar ya, aunque será extraño porque con el viaje llegamos un poco cansados', aseguró ayer el asturiano. 'Cuando uno empieza una nueva etapa quiere hacerlo cuanto antes, pero el míster nos dio vacaciones. Una situación rara', añadió.

Villa fue el único jugador del Barça que no disputó ni un minuto del amistoso de Españaen México por una pequeña indisposición. 'Pasé una mala noche, me levanté con dolor de cabeza, no le dije nada al entrenador pero los doctores sí lo sabían y supongo que debió de ser por eso', reveló.

Quien no se concede ni una tregua es Dani Alves, que tras viajar el domingo de China a Nueva York, jugar 90 minutos contra Estados Unidos y regresar la misma noche a Barcelona, quiso entrenarse ayer con el resto del grupo los siete jugadores del primer equipo que no han sido convocados esta semana con sus selecciones y los 14 del filial que ayer citó Guardiola.

Confirmada la baja de Pinto, que apuntaba a titular en el Pizjuán, el entrenador tendrá que decidir si ante el Sevilla apuesta por dar la alternativa a Oier o a Rubén Miño. 'Ambos están preparados', aseveró ayer Adriano. El brasileño vuelve mañana al Pizjuán tras jugar durante cinco temporadas y media en el Sevilla. 'No creo que ellos reserven ningún futbolista pensando en Europa', apuntó sobre su ex equipo.