Publicado: 12.09.2016 08:46 |Actualizado: 12.09.2016 08:46

Wawrinka destrona a Djokovic en el US Open y suma su tercer 'grande'

El tenista suizo se impone por 6-7(1), 6-4, 7-5 y 6-3 a un número uno del mundo que tuvo que ser atendido por heridas en el pie. Wawrinka se apoyó en su gran saque y en la seguridad en los golpes para conquistar por primera vez Nueva York.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
El suizo Stanis Wawrinka besa la copa de campeón del US Open con Djokovic de fondo. /EFE

El suizo Stanis Wawrinka besa la copa de campeón del US Open con Djokovic de fondo. /EFE

El tenista suizo Stanislas Wawrinka embistió (6-7(1), 6-4, 7-5, 6-3) al número uno del mundo Novak Djokovic para conquistar el US Open, el tercer 'grande' de su palmarés y el primero en Nueva York, en una final que remontó con autoridad ante el serbio para quedarse con sólo Wimbledon pendiente para completar el 'Grand Slam'.

En su primera final en Flushing Meadowse, Wawrinka destronó al campeón con el tenis efectivo que le hace no fallar en la pelea por un título. Un pleno en las últimas 11 finales que hizo bueno ante un 'Nole' que aguantó como pudo contra un rival a otro ritmo. El suizo, siempre más ayudado con su saque y un revés marca registrada, fue de menos a más.



Cuando entró en calor, el número tres del mundo desquició con sus golpes poco a poco a un Djokovic con un lastre final de 3 de 17 en bolas de 'break'. El de Belgrado, con tres partidos de seis posibles en su camino a la final, comenzó pronto a notar la exigencia del duelo, un golpe a su resistencia, llevado a un límite que le obligó a pedir al médico en el cuarto set.

Wawrinka, acostumbrado a la lucha estas dos semanas, acudió a su cita con el 'Grand Slam' por tercer año consecutivo para añadir el Abierto estadounidense al de Australia (2014) y Francia (Roland Garros 2015). La máquina suiza, con el doble de horas de tenis que su rival, desgastó a la serbia a pesar de comenzar por debajo en el marcador.

Ya en ese primer set el de Lausana dejó pistas de lo que le esperaba al de Belgrado. Un Djokovic que comenzó lanzado pero que necesitó del 'tie-break' para cerrar la manga tras dejar escapar en el octavo juego dos bolas de set. Empezó ahí el malestar del serbio, un número uno incómodo pero que ni mucho menos tiró la toalla.

Stan se mostró muy seguro en el saque y los golpes

De hecho el serbio se rehizo, a medias, en el segundo y tercer set después de verse por debajo. El doble campeón en Nueva York se defendió como pudo para seguir en la pelea tras comenzar en ambos set perdiendo su saque. Dos remontadas que no llegó a culminar 'Nole', cediendo al resto los dos parciales.

Ya en el cuarto set y con la atención médica por unas heridas en los dedos del pie derecho, la cuesta fue demasiado empinada incluso para el mejor tenista de los últimos años. De nuevo cediendo su saque y viendo a su rival indemne a sus ataques al resto, el campeón de 12 'grandes' y defensor de la gran manzana claudicó ante 'Stan, el animal'.

Tercer 'grande' para el suizo

Wawrinka, de 31 años, que jugaba su primera final del Abierto, consiguió el tercer título de Grand Slam de su carrera después de haber logrado en el 2014 el del Abierto de Australia y en el 2015 el de Roland Garros, donde también ganó a Djokovic, que perdió sólo por quinta vez en los 24 enfrentamientos que han tenido ambos jugadores.

El nuevo campeón del Abierto para llevar al título tuvo que superar al español Fernando Verdasco, italiano Alessandro Giannessi, británico Daniel Evans, con el que tuvo que salvó una pelota de partido, ucraniano Illya Marchenko, argentino Juan Martín del Potro (cuartos), japonés Kei Nishikori (semifinal) y Djokovic (final).

El tenista suizo, que jugó el duodécimo Abierto, con dos semifinales anteriores, se llevó un premio de 3,5 millones de dólares, mientras que Djokovic recibió un cheque de 1.750.000 dólares. Wawrinka se convierte en el campeón más veterano del Abierto de Estados Unidos desde que el australiano Ken Rosewall logró el título en 1970 con 35 años.