Público
Público

Wimbledon espera otro duelo histórico

Nadal tendrá una primera semana difícil en la hierba de Londres

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ha vuelto. No importa cuántos títulos de Roland Garros haya conseguido. La prensa internacional ve al mismo Rafael Nadal de siempre y reza para que se repita una final como la de Wimbledon en 2008, considerado por muchos como el mejor partido de todos los tiempos.

Nadal está en Londres para jugar en el torneo que comienza este lunes, y eso lo cambia todo. El año en el que sus rodillas pidieron un tiempo muerto queda para los libros. Su cuerpo vuelve a ser el gran aliado.

La derrota ante Feliciano López en Queens hasta le vino bien porque le permitió pasar unos días en Mallorca. “No estoy cansado físicamente, pero mentalmente la temporada de tierra batida ha sido muy exigente, con muchas emociones y momentos felices”, dijo al llegar a Londres.

Los triunfos de Montecarlo, Roma, Madrid y París no han hecho mella en el respeto inmaculado que Nadal siente por Roger Federer. El suizo ha jugado las últimas siete finales de Wimbledon y ganado seis.

De hecho, y por mucho que le pregunten por la repetición del gran duelo de hace dos años, el mallorquín está ahora más preocupado por las primeras rondas.

Entre los favoritos, es el que tiene el camino más duro: “Me ha tocado un mal cuadro, con jugadores difíciles de jugar y uno en primera ronda (el japonés Nishikori) bastante complicado. Todos sacan bien y no hay jugadores con los que ir cogiendo el ritmo”.

Federer admite que no puede presumir de buenos resultados desde su victoria en el Open de Australia en enero. Lo achaca a la infección pulmonar que le dejó casi sin jugar en marzo y abril, pero no parece alarmado: “Ha sido algo decepcionante. Pero creo que recuperé mi juego en Madrid. Jugué bien allí y en París. Por eso, me siento confiado en Wimbledon”.

Es el primer Wimbledon sin jugadores ingleses, ni siquiera por invitación, pero con varios escoceses, entre ellos Andy Murray, candidato permanente a ganar su primer Grand Slam. Su problema no es físico ni de talento, sino de cabeza.

John McEnroe ha dicho que lo considera favorito para el próximo Open de EEUU, lo que es una forma elegante de decir que no lo ve ganador en la hierba de Londres.

Si alguien le pregunta a Andy Roddick si es capaz de repetir su actuación de 2009 (perdió en el quinto set de la final por 16-14 ante Federer), el norteamericano dirá que no tiene la menor idea. Hasta la cuarta ronda no confirmó que estaba jugando muy bien.

Al principio, todo consiste en sobrevivir. A Nadal le esperan Soderling y Youzhny en las primeras rondas. A Federer, el checo Berdych, al que muchos señalan como la mayor amenaza silenciosa de la primera semana.