Público
Público

Xavi, el desatascador

El cerebro del Barça firma el triunfo con una falta magistral el día que se convierte en el jugador que más veces ha vestido la zamarra azulgrana en la Liga.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Xavi sólo hay uno. Es único; irreemplazable', sentenció hace unos días Pep Guardiola. Xavi, insinuó en la previa el técnico del Barcelona, podría descansar, ante el Granada. Pero el medio, que no se había perdido ni un solo partido de Liga, compareció en Los Cármenes en el once titular. La maniobra de despiste de Guardiola fue definitiva. Inicio siempre del Barça, Xavi fue ayer también el final de los azulgrana, el desatascador de un equipo dominador pero falto de alegría.

Apagado Leo Messi, perdieron chispa y frescura los azulgrana, como si la tristeza del argentino tuviera un efecto contagio. No en Xavi. Su dirección y, sobre todo, su gol iluminaron al Barça, que mantiene su decidido pulso por la cabeza del torneo.

En Los Cármenes, como antes en tantas otras plazas, y el día en que Isaac Cuenca debutó con nota en la Liga y Xaci se convirtió en el jugador que más veces (392) ha vestido la zamarra del Barça en la competición doméstica, el de Terrassa desplegó el argumentario futbolístico que explica su fabuloso récord. Frente a la épica de Migueli, antiguo propietario de la plusmarca, el de Terrassa propone prosa poética. Su imaginación se despliega sobre el césped con la cadencia precisa, siempre en busca de una composición que convierta al Barça en el protagonista del relato que escribe. Lo fueron ayer -como casi siempre- los azulgrana, no sólo por su evidente superioridad sobre el rival sino también por la nula propuesta ofensiva del Granada.

Ofuscado y alicaído, Messi mantiene su contador a cero fuera de casa 

Bastante tuvieron los pupilos de Fabri con intentar contener el despliegue del Barça, avasallador y ordenado, intimidador más por el volumen que por su profundidad. Apaciguado Messi y al ralentí Cesc, los muchachos de Guardiola adolecieron, una noche más, de pegada. Un punto alicaído, Messi se buscó como goleador, pero tampoco ayer se encontró. Roberto, en algunas ocasiones, su propia ansiedad, en otras, le mantuvieron a cero fuera de casa.

Xavi, que conoce a la Pulga como pocos y al Barça como a nadie, interpretó el atasco rematador al vuelo. Y, a la media hora, lo desatascó. Su ejecución de la falta cometida en la frontal del área fue perfecta. Nada pudo hacer Roberto por detener la parábola que salió del pie del medio. La bola se coló por la derecha, a media altura, pegadita al palo. Una pequeña maravilla para festejar el récord recién estrenado.

El gol de Xavi reanimó al Barça hasta que su reiterada falta de puntería lo fue apagando paulatinamente. Mainz salvó bajo los palos el que parecía el primer tanto de Messi lejos del Camp Nou y el Barça, ya sin Pedro -tuvo que retirarse por una distensión en los tendones peroneos del tobillo izquierdo-, perdió cierta compostura. Con un hombre menos, el Granada atisbó un resquicio e intentó aprovecharlo. Pero aun sin brillo y falto de su veloz circulación, el Barça es demasiado Barça.

Granada: Roberto; Nyom, Íñigo López, Mainz, Siqueira; Fran Rico (Mollo, m. 79), M. Rico, Abel, J. Romero, D. Benítez; y Uche (Geijo, m. 63).

Barcelona: Valdés; Alves, Mascherano, Abidal, Maxwell; Xavi (Keita, m. 83), Busquets, Cesc (Iniesta, m. 70); Pedro (Villa, m. 55), Messi y Cuenca.

Goles: 0-1. M. 32. Xavi bota una falta directa, desde la frontal del área, y la cuela pegada al palo derecho de Roberto.

Árbitro: Muñiz. Expulsó a Jaime Romero por doble amarilla (m. 52) y a Dani Benítez, en el 90, también por doble amonestación. Amarilla a Uche, Alves, Fran Rico, Busquets, Cuenca, Nyom, Keita.

Los Cármenes: 22.000 espectadores.