Publicado: 08.01.2014 13:57 |Actualizado: 08.01.2014 13:57

Xavi: "No sé si voy a acabar mi carrera en el Barça"

En una profunda entrevista en 'Panenka', el 'cerebro' culé confiesa sentirse "mejor que en temporadas anteriores" pero recela de su futuro. Sobre el juego saca pecho: "¿Cómo vamos a cambiar el estil

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Xavi Hernández #Panenka26 Habla el estilo from PANENKA on Vimeo.

Xavi Hernández es el cerebro del Barcelona. El principio y el fin del estilo que ha elevado a categoría excelsa el juego desplegado en los últimos años por el conjunto azulgrana. Está a punto de cumplir 34 años, con cientos de partidos a sus espaldas y con la mirada ya puesta en una retirada no muy lejana. En una entrevista en profundidad en el número de enero de la revista futbolística Panenka, Xavi, que esta noche estará finalmente ante el Getafe en sustitución de Neymar, repasa su vida, el Barça, sus gustos, sus rivales... y confiesa pese a que su deseo es retirarse en el club que le ha dado todo no sabe lo que pasará.

"Se hace difícil terminar la carrera aquí. Yo no sé si voy a acabarla en el Barça. A mí me gustaría. Pero no sé lo que pasará". Con contrato hasta 2016, Xavi se siente "bien" físicamente, "incluso mejor que en las dos temporadas anteriores", aunque últimamente ha tenido molestias por la acumulación de partidos.

"Ahora es cuando mejor me he sentido en mi carrera"Pese al paso de la edad y al castigo que supone jugar dos veces por semana durante tantos años, Xavi no se cansa de jugar al fútbol: "No me he querido perder ni uno y eso me ha pasado factura. Ahora veo que tengo que dosificarme un pelín más. Aquí en España se tiende a exagerar cuando un jugador ya tiene más de 30 años. Y, sinceramente, ahora es cuando mejor me he sentido en mi carrera. Más maduro, mas bien físicamente, cuando he aprendido más", ha dicho.

"Casi odio más perder un balón que fallar un gol"Xavi, como artífice y pilar del juego de toque del Barça, lo defiende. "La cuestión de no perder balones tiene que ver con el juego de posición que trabajamos en el Barça. Casi odio más perder un balón que fallar un gol", dice el centrocampista, que se considera a veces demasiado "perfeccionista". Y defiende el rondo como método eficaz de entrenamiento: "El rondo te ayuda en todas las facetas y encima es muy completo. Si la cagas vas dentro, con lo cual se acentúa la responsabilidad. Cuando la mente se está divirtiendo, es muy difícil que te lesiones".

"Nos equivocamos si pensamos que con otro tipo de fútbol jugaríamos mejor"Meditando sobre las opciones que tuvo de jugar en otros equipos, el de Terrassa reflexiona que "el club encaja perfectamente con mis condiciones. Al final, yo soy feliz jugando en el Barça por su filosofía. A lo mejor sí hubiera sido feliz jugando en otro club, no lo sé, pero mi prioridad siempre ha sido el Barça". No entiende cómo se puede discutir el estilo de los azulgrana: "Nos equivocamos si pensamos que con otro tipo de fútbol jugaríamos mejor"- y cuenta que en Europa no se entienden estas críticas: "¿Cómo puede ser eso? ¿De verdad? me dicen. Es la exigencia de aquí. Antes no se esperaba nada de nosotros (..) y ahora se nos exige jugar mejor", insiste.

Xavi admite que es "muy difícil" llegar al nivel donde estuvo el equipo con Guardiola, al que alaba: "Es un líder nato y nos llevó prácticamente a la excelencia del fútbol mundial. Este equipo será recordado toda la vida".  y critica a los resultadistas. "El resultado da tranquilidad, la gente que no entiende tanto de fútbol tiende a ser resultadista", asegura el centrocampista.

E insiste en que el estilo del Barça es innegociable: "'El Barça está cambiando el estilo', oigo. ¿Pero cómo vamos a cambiar el estilo? Si llevamos cinco años ganándolo todo y somos la referencia europea. ¡Si nos copian! Y aquí nos cuentan que jugamos diferente. Yo lo veo escandaloso".

Pese a confesar ser un "fanático culé", no le duelen en prendas en reconocer el buen fútbol que han practicado y practican otros equipos. Por ejemplo, recuerda con amargura los tiempos del Real Madrid de los galácticos en una época en la que "el Barça no daba ni para competir": "Veías jugar al Real Madrid y veías muy buen fútbol. Zidane, Roberto Carlos, Figo, Raúl en su mejor momento de forma... Tenían un equipazo". O también disfrutó y se lo pasó "teta" con el Athletic de Bielsa y las eliminatorias contra el Schalke 04 o el Manchester United.

"No me gusta la política y ni voy a entrar. Soy futbolista"El barcelonista también intenta desligarse de cualquier vínculo político: "La gente que me conoce sabe que no he dicho nada político en mi vida. Ni lo voy a decir. Es que no me gusta y ni voy a entrar. Soy futbolista, y lo digo en voz alta y en mayúsculas. Mi ilusión máxima era jugar con la selección española. ¿Qué pasa? Yo soy fútbol. A mí me da igual, si es que cualquier futbolista, sea catalán, vasco o andaluz, lo máximo para su carrera futbolística es ir a la Selección. Jugar un Mundial", ha comentado.

También tiene palabras, y nada buenas, para José Mourinho, que en su época en el Real Madrid "tensó tanto la cuerda que al final ocurrió lo que se vio en los últimos clásicos". Tensión que estuvo a punto de alcanzar a la selección. Por eso, Casillas y él tuvieron que llamarse para calmar los ánimos: "No éramos ejemplo de nada, ni para la gente de fútbol, ni para los rivales, ni para los críos... A nivel mundial aquello era muy triste. Así que nada, la cosa funcionó y por aquella llamada incluso nos dieron un premio".  

"Mourinho es un técnico resultadista y presume de ello... pero ¿quién recuerda al Inter campeón de Europa?"Sobre el estilo y la personalidad del técnico portugués, asegura que "Mourinho es un técnico resultadista y presume de ello. Dice que es el 'Special one' porque ganó esto y lo otro y en tantos países. Pero a mi no me gusta cómo juegan sus equipos. ¿Quién recuerda al Inter campeón de Europa? Para mí no ha dejado un legado, a diferencia de la Holanda de Cruyff. Di Matteo gano la Champions, pero a mi modo de ver no jugaba a nada".

En cuanto al futuro, Xavi sonríe cuando se le pregunta si se ve como entrenador. "No sé si voy a ser entrenador, porque estoy compitiendo y no me he parado a pensarlo aún. Me gusta mucho el fútbol y voy a seguir vinculado a él. ¿Qué voy a hacer si no? ¿Dedicarme a la economía?", asegura. Pero sí descarta empresas mayores como la presidencia del club: "A mi me gusta el fútbol. Temas políticos y sociales me cuestan mucho más".

Durante la entrevista Xavi también se adentra en su vida privada y sus aficiones, como la de ir a recoger setas o la de jugar al futbolín: "Me llegué a enganchar tanto que he acabado obsesionado", confiesa. Y desvela que le encanta invitar a sus amigos a su casa: "Me gusta disfrutar de las compañías, soy muy social, disfruto de mis amigos, y me lo paso bien cuando somos muchos. En la familia somos así, de acoger a gente en casa. De hecho cuando tengo tiempo libre lo que me gusta es reunir a los colegas o a mis hermanos en una cena. Soy muy de clan, de piña".