Público
Público

Xavi, el paso definitivo hacia el Balón de Oro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Messi

Pese a romper su racha de nueve encuentros consecutivos viendo puerta, el argentino firmó un gran partido y asistió a Villa en sus dos goles.

Otro estrepitoso naufragio del portugués ante el Barça, al que sigue sin marcarle un gol.

Abrió el marcador a pase de Iniesta y volvió a mover al Barça como sólo él lo sabe hacer. De Balón de Oro.

Condenado a labores defensivas, no entró en contacto con la pelota y no pudo ser él.

Asistió a Xavi en el 1-0 y se movió con autoridad y metros. Otro recital de fútbol.

Perdido en el interior del rondo del Barça, fue sustituido en el descanso.

En su primer clásico, asistió a Pedro en el primer gol y marcó dos, ambos a pase de Messi.

Titular por segunda vez en Liga, el francés deambuló por el campo sin rumbo.

Tan fiable como de costumbre, apenas tuvo trabajo. Mal en su bronca con Cristiano.

Falló en el gol de Pedro al no atajar el centro de Villa y poco pudo hacer en los otros.

Pese a tener a Di María encargado de taparle, el brasileño campó a sus anchas.

Su expulsión por triple agresión, a Messi, Puyol y Xavi, lo dice todo. Superado e impotente.

Sobrado en labores defensivas, tampoco necesitó más.

Insuperable. Cualquier balón largo del Madrid fue interceptado por el capitán azulgrana.

Empezó bien, pero terminó como todo su equipo, superado por el juego interior del Barça.

Xavi y Villa le ganaron la espalda. Vio la quinta amarilla y no jugará contra el Valencia.

Primero ante Cristiano, a quien frenó por colocación, y luego ante Di María, rindió a un gran nivel.

Apenas se animó a subir e hizo aguas en defensa. En el 2-0 no tapó a Pedro. Fue sustituido.

Fue el sostén que Xavi e Iniesta necesitan para combinar a su antojo.

Un mero espectador del fútbol de combinación del Barça.

Un cuchillo. Le robó la cartera a Marcelo en el 2-0 con un gran desmarque.

Empezó en la izquierda para tapar a Alves y sólo con el 2-0 volvió a la derecha.

Entró para contener la avalancha de fútbol del Barça y se vio superada por ella.

Su entrada fue un castigo de Mourinho a Marcelo. Pero el que pagó la condena fue él.

Entró por Villa y tuvo el 5-0, aunque fue él quien se lo dio a Jeffren.