Público
Público

Zubieta como razón de ser, que no de parecer

La mala política de fichajes impide tener un equipo más competitivo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Con lo que tenemos en Zubieta es suficiente'. Esta arriesgada, por aleatoria e inconsistente, sentencia de Loren al cierre del reciente mercado de invierno demuestra qué es la cantera para el director deportivo de la Real: la excusa perfecta para tapar su incapacidad de encontrar fuera lo que falta en casa. Tanto la plantilla como el once habitual de Montanier cuentan con más canteranos que ningún otro equipo de la Liga. Un dato digno de destacar, si bien una cosa es la cantidad y otra la calidad.

Lo decía John Toshack: 'Con los fichajes compramos tiempo'. Y así es. Para eso llegaron a la Real jugadores como Carlos Xavier, Karpin o Kovacevic. Para que a su alrededor los potrillos crecieran al trote y no al galope. El mejor ejemplo de la política cantera+fichajes es el equipo que logró el subcampeonato de la Liga 2002-03. Junto a los Rekarte, Aranzabal, Xabi Alonso, Aranburu o De Pedro ahí estaban los Westerveld, Schurrer, Karpin, Nihat o Kovacevic.

La Real es el club con más canteranos en plantilla y en su once habitual

Tras las recientes salidas de Mariga y Sarpong, sólo cinco jugadores Bravo, Demidov, De la Bella, Ifrán y Vela de los 22 que hay en la primera plantilla son de fuera de Zubieta, aunque salvo el guardameta chileno, el resto del once lo acapara el producto interior. Iñigo Martínez, Illarramendi, Cadamuro y Rubén Pardo son los últimos en llegar. Otros como Griezmann, Agirretxe, Zurutuza, Mikel González o Elustondo se van consagrando. 'Si prescindimos de un jugador en el centro del campo y no fichamos a nadie es para dejar más espacio para los jóvenes', dijo ayer Montanier, mostrando una complicidad con Loren que no le hace ningún favor ni a él ni a la Real. El club no ha prescindido de Mariga y Sarpong para hacer sitio a nadie, sino porque no aportaban nada, y si no han fichado es por miedo a volver a equivocarse. Muerto el perro, se acabó la rabia. Con Elustondo, Illarra y Zurutuza lesionados, los jugadores del filial Rubén Pardo y Javi Ros completan la convocatoria para Barcelona. El primero es el valor más seguro de Zubieta, si bien Montanier no termina de contar con él.

Tal y como apuntaba ayer El Diario Vasco, la Real ha fichado 89 jugadores desde que en 1989 Aldridge inauguró una nueva etapa en el club donostiarra. El desembolso total es de 106 millones y, puestos a hacer balance, los fiascos superan a los aciertos. Claro que la Real puede realizar fichajes que mejoren lo que hay en Zubieta. De hecho, cuando sólo se podía tener tres extranjeros el tino era mayor. El problema es que, como apunta el exblanquiazul Albistegi sobre el plantel actual, 'los fichajes han aportado incluso menos de lo que puede dar uno de casa'. Y es ahí donde radican los éxitos o los fracasos del director deportivo. Cuando Loren afirma que con lo que hay en Zubieta es suficiente surgen dos preguntas. La primera: ¿para qué es suficiente? Y la segunda: ¿de qué sirve mantener entonces su puesto?

Para la Real, Zubieta es la razón de ser, pero no de parecer. Estar en Primera exige acertar en los fichajes, algo que no ocurre y que desde la dirección deportiva se tapa poniendo la cantera como excusa y arriesgando de manera temeraria su futuro y el del club.