Público
Público

18 banqueros acumulan más de 225 millones en su particular hucha de pensiones

El dinero acumulado, que forma parte de la retribución de los consejeros de la banca, daría para sufragar durante todo un año 16.000 pensiones de la Seguridad Social

Publicidad
Media: 4
Votos: 5
Comentarios:

De izquierda a derecha y de arriba a abajo:  Ana Botín (Santander), Ángel Ron (Popular), Antonio Massanell Lavilla (Caixabank), Carlos Torres (BBVA), Francisco Aparicio Valls (Popular), Francisco Gómez Martín (Popular), Gonzalo Gortázar (Caixabank), Jaume Guardiola (Sabadell), Joan Llonch (Sabadell), José María Arias Mosquera (Popular), Josep Oliu (Sabadell), Matías Rodríguez Inciarte (Santander), Roberto Higuera (Popular), y Rodrigo Echenique (Santander)

Los consejeros de los grandes bancos españoles tenían acumulados en sus fondos de pensiones más de 225 millones de euros a 31 de diciembre de 2016. Esos fondos, de carácter individual, se nutren de las cantidades que aportan año a año las propias entidades como parte de la remuneración de sus administradores.

El más cuantioso es el de Matías Rodríguez Inciarte, vicepresidente del Santander, con 48 millones, casi una cuarta parte del total.

De los seis principales bancos, sólo Bankia no incluye los fondos de pensiones entre los conceptos retributivos de los miembros de su consejo de administración.

Los otros cinco (Santander, BBVA, Caixabank, Sabadell y Popular) sí lo hacen, aunque con distintos grados de intensidad. Sus beneficiarios son, normalmente, los consejeros ejecutivos (con funciones de gestión) y el derecho a cobrar las cantidades acumuladas nace cuando alcanzan la edad legal de jubilación.

Los casi 80 millones del fondo del presidente del BBVA se transformaron en un seguro del que podrá disponer libremente cuando deje el cargo

Eso explica, por ejemplo, que Francisco González, presidente del BBVA, de 72 años, ya no figure en la relación de consejeros que tienen derecho a una pensión con cargo al banco, pese a seguir en activo. Cuando cumplió 65, los cerca de 80 millones de euros de su fondo se transformaron en un seguro, del que podrá disponer libremente en el momento en que deje el cargo.

Por el contrario, hay exconsejeros de los cinco mayores bancos españoles que conservan el derecho a la pensión, pero no pueden cobrarla porque no han llegado a la edad prevista. Entre todos acumulan 239,6 millones de euros, adicionales a los 225 millones correspondientes a los consejeros actuales.

Estos últimos son 18: cuatro del Santander, dos del BBVA, dos de Caixabank, cinco del Sabadell y cinco del Popular. Según los últimos informes sobre gobierno corporativo en poder de la CNMV, a 31 de diciembre, la entidad presidida por Ana Botín tenía dotados 120,8 millones de euros, de los que 43,1 le pertenecen a ella. Le seguía, curiosamente, un banco que atraviesa serios problemas, el Popular, con 38,5 millones.

Los fondos de pensiones son independientes de otros conceptos retributivos, como los pagos en efectivo o en acciones que suelen recibir los consejeros de la gran banca. Sólo en 2016, se repartieron en total más de 93 millones de euros. La retribución per cápita de los presidentes fue de 3,7 millones, 140 veces el salario medio de los trabajadores españoles.

Como la pensión media de jubilación de la Seguridad Social supera por poco los 14.000 euros anuales, los 225 millones que acumulan estos 18 banqueros darían para sufragar más de 16.000 durante todo un ejercicio.