Publicado: 13.12.2016 14:04 |Actualizado: 13.12.2016 14:04

"Con 90.000 euros financiados a ocho años se mantiene abierta una pyme en España"

José Rolando Álvarez Valbuena, presidente de Cesga, la patronal que ayuda a las pymes a financiarse, denuncia la dualidad del crédito en España: "Las grandes empresas nadan en la liquidez mientras las pequeñas tienen dificultades para financiarse".

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
El presidente de Cesgar, José Rolando Álvarez Valbuena, en una imagen de archivo.

El presidente de Cesgar, José Rolando Álvarez Valbuena, en una imagen de archivo.

MADRID.— "España es un país firmemente asentado en el universo pyme. El 95,7% de las empresas españolas tienen menos de diez empleados y son las pymes las que aportan el 70% de la creación de empleo. Por eso, sorprende la dualidad del mercado de crédito en España: mientras las grandes empresas nadan en la liquidez, las pequeñas tienen dificultades para lograr financiación".

José Rolando Álvarez Valbuena, presidente de la Confederación Española de Sociedades de Garantía Recíproca, SGR-Cesgar, que ejercen como avalistas de las pequeñas y medianas empresas ante la cada vez mayor exigencias de garantías para "paliar tanto la política de selección restrictiva de la banca como el empeoramiento de las condiciones de acceso al crédito", denunció este martes que las dificultades de las pymes españolas para obtener créditos han aumentado en 2016: en los últimos seis meses el 75% ha tenido dificultades para lograr financiación y el 19% ni siquiera ha tenido acceso al crédito.

Álvarez Valbuena presentó el III Informe La financiación de la pyme en España, que con datos  de 2016 viene a certificar una realidad que preocupa a los pequeños empresarios de este país: el crédito a las pymes se ha reducido, y si se reduce éste, se reducen también las expectativas empresariales de crecimiento económico. "España tiene un problema con el crédito y eso limita el crecimiento", afirmó Álvarez Valbuena.

Pero no sólo se ha reducido el crédito a las pyme, sino que también se han endurecido las condiciones de financiación: sólo el 83% de las pymes que han solicitado un crédito lo ha logrado; un 17% ha visto cómo se lo denegaban. Y a un 13% de las que sí lo han conseguido, no se le ha concedido todo lo que pedía. Además, el 42% de las pymes que han solicitado financiación ha visto cómo se les obligaba a presentar garantías para obtenerla. 

Uno de los lastres de la financiación de las pymes españolas es la excesiva bancarización de la economía española. "Las necesidades de financiación de la pymes están muy concentradas en los bancos", afirmó Álvarez Valbuena, quien puso el acento en que en España "faltan sistemas alternativos de financiación". "Las pymes recurren al banco y suelen aportar fondos propios para financiarse como pueden ser los ahorros de la familia". 

"Las necesidades de financiación de la pymes están muy concentradas en los bancos"

Y eso es un problema porque, apuntó Álvarez Valbuena, depender tanto de los bancos ha llevado a que un buen número de pequeñas empresas hayan quedado excluidas de los créditos que conceden los bancos. ¿Por qué? Lo explicó así Álvarez Valbuena: "El regulador, el BCE, está pidiendo a los grandes bancos que aumenten el rating de su cartera crediticia al tiempo que reduce sus necesidades de capital. Eso provoca que muchas pymes no sean capaces de cumplir con ese rating. Los bancos están abandonando a las pymes".

Hay otra derivada: las grandes empresas acceden casi sin restricción a la financiación de los bancos mientras las pequeñas sufren para hacerlo. "Existe una dualidad del mercado de crédito en España. Las grandes empresas nadan en la liquidez", denunció Álvarez Valbuena. "España tiene un problema con el crédito y eso limita el crecimiento", concluyó Álvarez Valbuena.

A todo ello hay que sumar la caída de la actividad inversora del Estado durante por la situación de interinidad del Gobierno en funciones durante diez meses y la subida del Impuesto de Sociedades, algo con lo que Álvarez Valbuena no esta de acuerdo: "El Gobierno sube impuestos a aquellos que tienen que crear empleo y además, se está quitando liquidez a las pymes por la vía del anticipo del Impuesto". Todo eso contribuye a entorpecer la financiación de las pymes.

Y eso que las pymes españolas son solventes. Sus necesidades de financiación no son muy altas y eso que tienen que lidiar con costes de financiación altos, en torno al 7%-8%: "Con 90.000 euros financiados a ocho años se mantiene abierta una pyme en España", afirmó categórico Álvarez Valbuena, quien alertó de que de prolongarse este escenario adverso con la financiación de las pymes, "podemos estar al inicio de la cadena de destrucción de empleo". El presidente de la patronal de las sociedades de gestión puso como ejemplo que sólo las pymes que no han obtenido financiación podrían generar 325.000 puestos de trabajo si hubieran accedido a un crédito. 

Ante esta coyuntura, Álvarez Valbuena reclamó "un cambio en la legislación que permita una financiación alternativa de las pymes". El directivo terminó destacando el papel que juegan las Sociedades de Garantía Recíproca: "Somos parte de la solución, aunque aún muchas pymes no saben que existimos. Tenemos 121.000 empresas afiliadas y en el último año hemos crecido un 14%. El nuestro es un sistema solidario en el que varias pymes ponen dinero para que otras lo obtengan. En el último año hemos avalado 1.200 millones. Nuestro esfuerzo se centra en no depender tanto de los bancos".

Etiquetas