Publicado: 25.11.2015 12:00 |Actualizado: 25.11.2015 20:04

Abengoa busca tiempo para evitar la mayor suspensión de pagos de la historia en España

La firma sevillana de tecnología y energías renovables se acoge al preconcurso de acreedores tras fracasar el desembarco del grupo vasco Gestamp como accionista por la falta de apoyo de la banca. Las acciones en bolsa se han desplomado más de 50%

Publicidad
Media: 2.50
Votos: 2
Comentarios:
El logo de Abengoa en la torre de la planta solar Solucar, en la localidad de Sanlucar la Mayor, cerca de Sevilla. REUTERS/Marcelo del Pozo

El logo de Abengoa en la torre de la planta solar Solucar, en la localidad de Sanlucar la Mayor, cerca de Sevilla. REUTERS/Marcelo del Pozo

MADRID.- Tras fracasar el desembarco de Gestamp en Abengoa, el endeudado grupo sevillano, que arrastra fuertes tensiones de caja desde el verano, dijo el miércoles que pedirá el preconcurso de acreedores en un intento de ganar tiempo para evitar la que sería la mayor quiebra empresarial española. "La Sociedad continuará el proceso de negociación con sus entidades acreedoras con la finalidad de alcanzar un acuerdo que garantice la viabilidad financiera de la misma, que es intención de la Sociedad solicitar a la mayor brevedad", comunicó Abengoa al supervisor bursátil.

Las noticias provocaban el derrumbe de las acciones y los bonos de Abengoa, que tendrá por delante hasta cuatro meses para negociar con sus bancos acreedores cómo sortear la que sería la mayor suspensión de pagos de la historia reciente en España, superando a la de Martinsa Fadesa en 2008 por cerca de 5.400 millones de euros.



Tras una suspensión de dos horas, las acciones de Abengoa se desplomaban en la bolsa, llegando a perder un 70 por ciento del valor en las primeras operaciones. Al cierre,  los títulos de clase B, que cotizan en el Ibex 35, caían un 53,85% hasta los 0,420 euros por título, mientras que los de clase A perdían un 52,070%.

Entretanto, el valor de los bonos de Abengoa prácticamente se volatilizaba, lo que significa que los inversores apenas esperan un rebote en una eventual reestructuración, dijo IFR, un servicio de información especializado en renta fija de Thomson Reuters.

El grupo tiene una deuda declarada de 8.900 millones, pero algunos medios apuntan que puede llegar a los 20.000 millones

Este nuevo giro en los acontecimientos tuvo como detonante la decisión de Gonvarri, la filial del grupo industrial vasco Gestamp, de retirar su apuestas por Abengoa, en la que quería inyectar 350 millones de euros si los bancos accedían a reforzar de manera sensible la liquidez de la sevillana.

El presidente y consejero delegado de Gestamp, Francisco Riberas, preguntado sobre un replanteamiento de la estrategia sobre Abengoa, dijo a periodistas: "Es una decisión". "Hemos hecho un trabajo fuerte y cualificado con la información disponible y (..) nuestro objetivo era que los bancos diesen liquidez suficiente", añadió.

Según dijeron fuentes a Reuters la víspera, Gestamp, seguirá de cerca el devenir de la empresa por si volviese a surgir la oportunidad. Una de las fuentes consultadas dijo que los bancos, particularmente los extranjeros, habían rechazado aportar un volumen de liquidez por 1.500 millones de euros que Gestamp consideraba indispensable para oxigenar a Abengoa.

El máximo que estaban dispuesto a conceder los bancos eran los 250 millones de euros de liquidez extra que había identificado la consultora KPMG, dijo otra fuente.

Abengoa, con una plantilla global de más de 24.000 trabajadores, tiene una deuda bruta declarada de 8.900 millones de euros, aunque el pasivo global sería sensiblemente superior sumando instrumentos de financiación de circulante y proveedores. Una fuente con conocimiento de la compleja estructura financiera de la compañía dijo a Reuters a finales de septiembre que la exposición global de los bancos a la empresa y sus proyectos superaría los 20.000 millones de euros.

Fuertes dificultades financieras

Abengoa lleva meses sufriendo fuertes vaivenes y dificultades financieras que han merecido la alerta de las agencias de calificación de riesgo y de su auditora y que llevaron a la compañía a anunciar un ambicioso plan de desinversiones y una ampliación de capital de 650 millones de euros que lleva acumulando polvo cuatro meses.

Santander es la entidad más expuesta a la empresa sevillana con 1.558 millones . También tiene deudas con Caixabank y Bankia

Según la fuente conocedora de la situación financiera de Abengoa, Santander es la entidad más expuesta a la empresa sevillana con 1.558 millones de euros: 125 millones en préstamos, 381 millones en financiación de proyectos y 1.052 millones en circulante. Otras entidades con exposición destacable son Mashreq, un banco de Emiratos Árabes Unidos, con 446 millones, Caixabank, con 570 millones, y la nacionalizada Bankia, con 582 millones. 

No obstante, una fuente bancaria dijo a Reuters que la fase de preconcurso no fuerza en ningún caso a los acreedores a provisionar los pasivos, al tiempo que mostró optimismo sobre una solución que no culmine necesariamente con la suspensión de pagos. "Este tema va a tener que mirarse despacio y es probable que se solucione en fase de preconcurso", dijo esta última fuente. "Se trata de una sociedad con activos industriales valiosos".