Publicado: 02.03.2016 12:12 |Actualizado: 02.03.2016 12:12

Abengoa destituye a su presidente para intentar facilitar la reestructuración de su elevada deuda

La multinacional sevillana acuerda retirar el contrato como asesor que mantenñia con su su expresidente Felipe Benjumea, imputado por su millonario finiquito

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Campus Palmas Altas, sede de Abengoa en Sevilla. EFE/José Manuel Vidal.

Campus Palmas Altas, sede de Abengoa en Sevilla. EFE/José Manuel Vidal.

MADRID.-  En un movimiento destinado a intentar facilitar la complicada reestructuración de su deuda, Abengoa anunció el martes por la noche la sustitución de su hasta ahora presidente, José Domínguez Abasca, y el nombramiento como nuevo presidente a un hombre que estuvo ligado a la auditoria y consultora KPMG.

Abengoa, cuyo consejo todavía está controlado en su mayoría por Inversión Corporativa (sociedad de la familia Benjumea que ostenta el 57,33% de la compañía andaluza), dijo que la operación busca potenciar la independencia de la compañía de su accionista mayoritario. "Con el objetivo prioritario de facilitar un acuerdo de reestructuración con los acreedores financieros de la Sociedad y contribuir a potenciar la independencia de la misma del que a día de hoy es su principal accionista (ha decidido...)nombrar Presidente ejecutivo a don Antonio Fornieles Melero", dijo Abengoa en una nota.



Fornieles, hasta ahora vicepresidente y consejero coordinador,  es consejero de Abengoa desde 2015, fecha en la que se incorporó procedente de KPMG, sociedad que es la encargada de asesorar al grupo en la refinanciación de su deuda, que supera los 9.395 millones de euros.

José Domínguez Abasca, hasta ahora presidente de Abengoa. EFE

El grupo, que la víspera presentó unas pérdidas históricas de 1.213 millones de euros tras realizar saneamientos por casi 900 millones de euros, dijo que nombrará al director general Joaquín Fernández de Piérola como nuevo consejero delegado. Domínguez era presidente ejecutivo de la compañía desde el pasado 27 de noviembre, tras la renuncia de Santiago Seage poco después de que el grupo presentara preconcurso de acreedores.

Igualmente, el consejo de la compañía ha anunciado que retira el contrato de prestación de servicios que mantenía con el ex presidente Felipe Benjumea, que contemplaba una retribución de 1,086 millones de euros anuales y que estaba vigente hasta diciembre de este año. Benjumea, y el ex consejero delegado de la multinacional andaluza, Manuel Sánchez Ortega, están imputados en una causa abierta en la Audiencia Nacional, por las indeminaciones millonarias que cobraron cuando abandonaron la compañía.

Abengoa está intentando reestructurar su deuda al amparo de un preconcurso de acreedores que expira a finales de marzo, fecha en la cual deberá haber llegado a un acuerdo o solicitar concurso definitivo. A mediados del pasado mes de febrero, la compañía andaluza presentó su plan de viabilidad, según el cual considera que la Nueva Abengoa operativa valdría aproximadamente siete veces más que si la compañía es finalmente liquidada.

En concreto, el plan de viabilidad del grupo de ingeniería y energías renovables estima que la Nueva Abengoa tendría un valor neto estimado de unos 5.395 millones de euros. La compañía cifra unas necesidades de liquidez de 826 millones de euros para este año y de 304 millones de euros para 2017. Asimismo, cifra unas necesidades de 'garantías técnicas' para poder iniciar pedidos por unos 525 millones de euros.

En la información remitida ayer a la CNMV, la compañía destacó que los Administradores confían en poder alcanzar un acuerdo final con los acreedores y que, una vez firmado dicho acuerdo, el cumplimiento del plan de viabilidad asociado a la capacidad del grupo para generar recursos de sus operaciones "permitirá la recuperación de la confianza del mercado, la estabilización de la posición de liquidez de la compañía y continuar progresando positivamente en el futuro".