Publicado: 27.03.2016 20:36 |Actualizado: 28.03.2016 07:00

Abengoa presenta al juez un acuerdo con el 60% de sus acreedores para evitar la suspensión de pagos

La compañía andaluza, que llega al final del plazo del preconcurso, quiere pedir algo más de tiempo para alcanzar un convenio definitivo que la salve de la mayor quiebra empresarial de la historia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Torres de la planta solar Solucar de Abengoa, en la localidad sevillana de Sanlucar la Mayor. REUTERS/Marcelo del Pozo

Torres de la planta solar Solucar de Abengoa, en la localidad sevillana de Sanlucar la Mayor. REUTERS/Marcelo del Pozo

MADRID.- Abengoa apura las últimas horas para recabar apoyos a su plan de reestructuración, que prevé presentar este lunes al juzgado junto a la adhesión de los dueños del 60% de la deuda con el objetivo de empezar a trabajar en su salvamento y ganar algunas semanas para lograr el 75% que marca la ley. La compañía sevillana llega al final del plazo de cuatro meses que el artículo 5 bis de la ley concursal concede para conseguir un acuerdo con los acreedores antes de pasar a situación de concurso, que cumple este 28 de marzo.

Cuatro meses intensos en los que el poder ejecutivo de la compañía ha cambiado tres veces de manos y en los que las negociaciones con los acreedores han conducido a un proyecto de futuro que transformará Abengoa desde el punto de vista de negocio, accionarial y financiero.



Unas negociaciones que aún no están cerradas, ya que la compañía presentará al juzgado su proyecto junto a la adhesión de los dueños de al menos el 60% de la deuda (entre ellos, banca y bonistas, que suman el 40%), por debajo del 75% que marca la ley. Estas adhesiones se enmarcan en un acuerdo de espera o standstill, por el que ambas partes renuncian a emprender acciones legales, una muestra de buena voluntad con la que la ingeniería sevillana espera conseguir un tiempo adicional para lograr la adhesión del 75% de la deuda.

El plan de reestructuración prevé que se desprendeda de activos no estratégicos, como la división de biocarburantes de primera generación

Esta presentación en dos fases permitirá además poner inmediatamente en marcha el propio proyecto de reestructuración, algo imprescindible para aliviar la situación de liquidez, desbloquear las desinversiones y reactivar la política comercial.

La falta de liquidez, una de las cuestiones que arrastró a la compañía al preconcurso y que provocó incluso un retraso en el pago de la nómina de febrero a sus trabajadores, es ahora menos urgente después de que un grupo de fondos concediera un préstamo de 137 millones la pasada semana.

A grandes rasgos, la reestructuración de la compañía dibuja una empresa más pequeña, centrada en la ingeniería y construcción, que se desprenderá de una serie de activos no estratégicos, entre ellos la división de biocarburantes de primera generación. También será una empresa con una disciplina financiera fuerte, que utilizará menos recursos propios para sus proyectos y que mejorará su gobierno corporativo. En ese sentido, se espera un cambio en la dirección una vez que se aplique el plan, dejando atrás su tradicional carácter familiar en torno a los Benjumea.

La compañía convertirá deuda en acciones y recibirá una inyección de capital de hasta 1.800 millones

Una de los escollos del proyecto era la gestión de la deuda, unos 9.000 millones de euros que tienen que quedarse en un tercio para que el grupo sea viable. El 70% de esta deuda se convertirá en acciones del grupo, para suponer el 35 % del accionariado. También será necesaria una inyección de capital de entre 1.500 y 1.800 millones, que concederá a los nuevos acreedores el 55% de la compañía, es decir, su control. Un grupo de fondos ya ha avanzado su compromiso con la suscripción de más de 1.000 millones con este fin.

Con estos planteamientos, los actuales accionistas de grupo verán reducida su participación a un 5%, lo que supone que Inversión Corporativa (la sociedad de la familia Benjumea y otros socios fundadores que actualmente ostenta el 51%) rebajará su participación al 2,5%. Los actuales accionistas podrán hacerse con un 5% adicional si el grupo consigue devolver toda la deuda y sus costes financieros en cinco años.

Abengoa apura así los plazos para evitar el que sería el mayor concurso de acreedores de la historia de España con el convencimiento de que el grupo es mucho más valioso si continúa en funcionamiento.