Publicado: 12.08.2015 18:56 |Actualizado: 28.08.2015 15:29

Un accionista minoritario de El Corte Inglés critica la entrada de Catar

Corporación Ceslar,  entidad que agrupa la participación de algunas de las familias fundadoras de los grandes almacenes,  no descarta tomar acciones legales.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Un centro comercial de El Corte Inglés.

Un centro comercial de El Corte Inglés.

MADRID.- Corporación Ceslar, una entidad que agrupa participaciones cercanas al 10 por ciento que la familia Areces Galán posee en El Corte Inglés, denunció el miércoles la entrada de un ex ministro de Catar en el capital de la empresa "a un precio muy por debajo de las últimas estimaciones" y dijo que actuará para tratar de revertirla.

La Corporación recuerda que solo los activos inmobiliarios del grupo fueron tasados en 2013 por Tinsa en 18.000 millones de euros y que el precio estará entre un 10 por ciento y un 27 por ciento por debajo del valor contable.

En un comunicado de prensa, el brazo inversor dijo que la reciente decisión por la que El Corte Inglés acordó vender un 10 por ciento de su capital por 1.000 millones de euros al jeque catarí Hamad Bin Jassim Al Thani se tomó sin tener en cuenta el derecho preferente de sus actuales accionistas sobre la autocartera.



El Corte Inglés anunció a mediados de julio la venta del 10% de su capital mediante un préstamo a tres años convertible en acciones de autocartera. Ceslar desvela condiciones del préstamo y señala que la venta ascendería a entre un 12,5 y un 15,5 por ciento del capital del grupo.

Los accionistas disidentes critican también que el contrato tenga unos intereses muy por encima de mercado y con penalizaciones "no justificadas" y "lamenta que El Corte Inglés no haya dado mandato a un banco de inversión para conseguir diferentes ofertas".

Incluso llega a afirmar que el contrato con la 'fairness opinion' realizado por Morgan Stanley solo se les proporcionó el día de la celebración del consejo que aprobó el acuerdo y dijo que estaba firmado por un "managing director" no identificado.

Tambores de guerra

Ceslar, que señaló que se reserva la adopción de medidas para "revertir la situación" y ayudar a "la transparencia de la operación", se refiere en la nota al "pago de una elevada comisión" a una empresa de radicada en un país con una importante opacidad fiscal. La información desvela tensiones notables en el seno del gigante comercial, que no realizó comentarios al respecto.

"No es más que una maniobra para arrinconar a los accionistas tradicionales y blindar el poder del actual equipo gestor", explica Ceslar, heredera de los accionistas fundadores, para añadir que la operación supone "una pérdida de valor inaceptable".

El Corte Inglés acordó la entrada en su accionariado al también ex primer ministro catarí a través de un instrumento convertible en acciones -- que forman parte de su autocartera --en tres años.

El gigante con ventas de más de 14.000 millones de euros y más de 93.000 de empleados, considerado un referente de la economía española, tiene convocada su junta general de accionistas para el próximo 30 de agosto, en la que modificará varios puntos de sus estatutos. Tradicionalmente fuera de los mercados financieros y del escrutinio de los analistas, la entidad se estrenó en enero en el mercado de bonos con una emisión de 600 millones de euros a siete años y, según medios, no descartaba un próximo salto a bolsa.