Publicado: 22.11.2016 14:33 |Actualizado: 22.11.2016 14:34

Los accionistas de Abengoa aprueban el plan de rescate que evita la quiebra de la compañía

Los consejeros que abandonan la empresa, entre ellos José Borrell o el actual presidente Antonio Fornieles, no tendrán derecho a ninguna indemnización

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El complejo Campus Palmas Altas, la sede de Abengoa en Sevilla. REUTERS/Marcelo del Pozo

El complejo Campus Palmas Altas, la sede de Abengoa en Sevilla. REUTERS/Marcelo del Pozo

SEVILLA.- Los accionistas de Abengoa aprobaron el martes en Sevilla el acuerdo de rescate que permite a la endeudada empresa de ingeniería y renovables sortear una quiebra de dimensiones históricas y que reconfigurará radicalmente su gestión y accionariado. La bendición de los accionistas de Abengoa, que verán reducida su participación en el nuevo grupo a alrededor del 5%, era el último gran escollo para la viabilidad de un grupo que se había declarado en preconcurso de acreedores hace un año.

En una junta extraordinaria histórica, los accionistas de Abengoa dieron también el visto bueno a la constitución de un nuevo consejo de administración designado por los principales acreedores del grupo, que estará dirigido por el ex ejecutivo siderúrgico Gonzalo Urquijo con el apoyo de seis consejeros independientes:  Manuel Castro Aladro, José Luis del Valle Doblado, José Wahnon Levy, Ramón Sotomayor Jáuregui, Javier Targhetta Roza y Pilar Cavero Mestre.



Entre los consejeros que abandonan la empresa figuran el exministro José Borrell, el exsecretario de Estado Ricardo Martínez Rico o el actual presidente del grupo, Antonio Fornieles, que no tendrán derecho a ninguna indemnización.

La nueva composición directiva y accionarial de Abengoa tendrá que resucitar una empresa de tamaño sensiblemente inferior que arrastra este año unas pérdidas récord de 5.413 millones de euros por la parálisis de sus principales actividades.

Para conseguirlo, el nuevo plan contempla reducir a la mitad una deuda financiera de más de 9.000 millones de euros y la aportación de nuevos fondos y avales para relanzar sus proyectos rentables.

En la junta se aprobaron todos los puntos del orden del día salvo la unificación de las acciones de clase A y B, por la falta del quórum necesario. Con esta estructura dual, Inversión Corporativa, el holding de los Benjumea y otras familias fundadoras de Abengoa, había conseguido controlar el grupo hasta la fecha.

Sin embargo, el hasta ahora presidente de Abengoa, Antonio Fornieles, dijo que el plan de reestructuración, en el que los acreedores capitalizarán buena parte de la deuda, no se veía alterado al estar ya diseñado para esta eventualidad.

Trabajadores de Abengoa concentrados en la puerta de la sede en Sevilla, en apoyo a los afectados por los expedientes de despidos colectivos presentados por la empresa y coincidiendo con la celebración de la junta de accionistas. EFE/Jose Manuel Vidal.

Trabajadores de Abengoa concentrados en la puerta de la sede en Sevilla, en apoyo a los afectados por los expedientes de despidos colectivos presentados por la empresa y coincidiendo con la celebración de la junta de accionistas. EFE/Jose Manuel Vidal.

Al tiempo que se celebraba la junta de acconistas de Abegoa unos  300 trabajadores de la compañía han mostrado su rechazo a los distintos expedientes de regulación de empleo que el grupo está llevando a cabo en sus distintas empresas.  La concentración se ha llevado a cabo en las puertas de la sede de Abengoa en Palmas Altas (Sevilla), con trabajadores de las propias empresas, delegados sindicales y miembros de los comités de empresas.

Ya la semana pasada, los trabajadores de Abeinsa EPC convocaron una huelga parcial y una concentración para el 22 de noviembre para mostrar su rechazo al elevado numero de ERE que se están realizando en esta sociedad (una combinación de expediente de regulación de empleo extintivo y  temporal) como en Abengoa.