Publicado: 08.09.2015 20:56 |Actualizado: 09.09.2015 07:00

Los accionistas privados de
Aena han recuperado ya
prácticamente su inversión

La mayoría son grandes fondos internacionales. A la espectacular revalorización en Bolsa se suman los casi 160 millones de euros que obtendrán en concepto de dividendo.

Publicidad
Media: 3
Votos: 1
Comentarios:
El panel de la Bolsa de Madrid, el día que comenzó a cotizar Aena. REUTERS

El panel de la Bolsa de Madrid, el día que comenzó a cotizar Aena. REUTERS

MADRID.- Los inversores que entraron en la OPV de Aena se han encontrado con buenas noticias a la vuelta de sus vacaciones. El valor ha resistido bien el descalabro general de la Bolsa, que en agosto vivió su peor mes de los últimos tres años. Y, además, el Gobierno ha anunciado el próximo reparto de unos 320 millones de euros de dividendos con cargo al ejercicio de 2015.

De esa cifra, poco más de la mitad irá a las arcas del Estado, que conserva el 51% del gestor aeroportuario, a través de Enaire. El resto se lo embolsarán los accionistas privados, en su mayoría grandes fondos internacionales. Para los pequeños inversores (unos 90.000) apenas serán ocho millones de euros, pues en la colocación de febrero sólo se les permitió acceder a un 2,5% del capital.



El reparto de los dividendos se suma a la espectacular revalorización que Aena ha experimentado desde el mismo día de su salida a Bolsa. El precio de la OPV fue de 58 euros y, desde mediados de julio, la cotización ronda los 100 euros, con algunos ligeros descensos en los días más aciagos para el mercado.

Un gran negocio

Entre el dividendo anunciado y la subida bursátil, los accionistas privados pueden dar prácticamente por recuperada su inversión, en un brevísimo plazo de tiempo. Esa circunstancia explica algunas críticas sobre el valor dado a Aena por el Gobierno en el momento de la colocación. Entonces se cifró en 8.700 millones de euros y sólo siete meses después anda en el entorno de los 15.000.

Mostrador de Aena en el Aeropuerto Adolfo Suárez-Barajas. REUTERS

Mostrador de Aena en el Aeropuerto Adolfo Suárez-Barajas. REUTERS

Los principales beneficiarios de esta evolución son los inversores institucionales, que coparon un 95% de la OPV. Entre ellos figuran fondos soberanos de Abu Dabi, Singapur y Noruega, y otros de carácter privado como la poderosa BlackRock, Canadian Pension Plan Investment Board y Macquaire. El conocido especulador de origen húngaro George Soros invirtió cien millones.

Para todos ellos, Aena está siendo un gran negocio, que se han perdido dos empresas españolas que estaban llamadas a formar parte el núcleo duro accionarial. Se trata de Ferrovial, grupo controlado por la familia Del Pino, y de Corporación Alba, propiedad de los March. En conjunto iban a tomar un 14,5% del capital, pero a última hora renunciaron a ello por disconformidad con el precio.