Público
Público

Resultados ACS gana 751 millones gracias al negocio internacional y recorta a la mitad su deuda

Los ingresos de las constructora de Florentino Pérez descienden un 4%, hasta los 31.975 millones, por la reestructuración en su filial australiana y por la caída del negocio en España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Junta de accionistas de ACS. E.P.

ACS obtuvo un beneficio de 751 millones de euros en 2016, lo que supone un incremento del 3,5%, impulsado por el negocio internacional y las plusvalías contabilizadas por la venta de activos, fundamentalmente la filial de servicios Urbaser, según informó la compañía.

El grupo que preside Florentino Pérez se anotó plusvalías de 357 millones de euros por la desinversión de esta filial, que no obstante, amortiguaron las provisiones realizadas ante deterioro del valor de activos financieros y los impactos fiscales relacionados con el aumento del Impuesto de Sociedades aprobado el pasado año en España.

No obstante, la venta de Urbaser y la de otros activos y participaciones cerradas el pasado año contribuyeron a la estrategia de reducción de deuda de la empresa. Así, ACS logró recortar su pasivo a más de la mitad (un 53,7%) durante el pasado año, hasta situarlo en 1.214 millones de euros. La reducción alcanza un 75% en el caso de contemplar el último lustro, desde los alrededor de 5.000 millones que soportaba en 2012.

De esta forma, en la actualidad, ACS cuenta con una deuda de apenas 0,6 veces el Ebitda, una comparativa óptima de cara a los planes del grupo de lograr 'rating' crediticio.

En el plano operativo, ACS redujo un 4% sus ingresos el pasado año, hasta los 31.975 millones de euros, por los efectos de la reestructuración en su filial australiana Cimic y la caída del negocio en España. El beneficio bruto de explotación (Ebitda) también se contrajo, un 5,5%, hasta los 2.023 millones.

Reduce al 13% su peso en España

La compañía de construcción, servicios y concesiones logró en el exterior el 86,6% del total de sus ingresos del pasado año. Norteamérica genera casi la mitad de su facturación (un 46%), mientras España sólo representa el 13,4% de su negocio, tras reducir su actividad un 12,8%.

Por áreas de negocio, la tradicional actividad constructora cayó un 4,4% en 2016, hasta generar 24.217 millones, por el referido efecto de la reestructuración de Cimic y el descenso del negocio en el mercado doméstico (-12,7%). Al cierre de año, el grupo contaba con una cartera de proyectos 55.769 millones de euros, un 14,1% más y un 95% en el exterior.

La rama industrial también descendió, un 3,8%, en este caso por la segregación un año antes de los activos de renovables, mientras que la división de servicios es la única que crece, un 2,2%, hasta generar 1.538 millones, a pesar de la venta de Urbaser.