Público
Público

ACS nombrará consejero delegado al sucesor de Florentino Pérez

El presidente del grupo de construcción y servicios destaca que la compañía cuenta con una "notable" capacidad de inversión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de ACS, Florentino Pérez, durante su intervención en la Junta de Accionistas de la compañía. EFE/Zipi

ACS nombrará la próxima semana consejero delegado del grupo a Marcelino Fernández Verdes, quien ya fue hace tres años designado por Florentino Pérez como su futuro sucesor para cuando decida dejar la primer línea ejecutiva de la compañía de construcción y servicios.

Por el momento, ambos compartirán las máximas funciones de gestión de ACS después de que su consejo apruebe el nombramiento de Fernández Verdes en la reunión convocada para el jueves 11 de mayo.

Su designación como consejero delegado, cargo de nueva creación en ACS, tendrá así lugar toda vez que la junta de accionistas de la empresa dio hoy luz verde a su entrada al consejo de administración.

Florentino Péréz: "Seré presidente hasta que los accionistas quieran"

Florentino Pérez anunció su nombramiento en su intervención ante los socios, en la que destacó su trayectoria de más de 35 años en el grupo, "25 de los cuales trabajando juntos", y su "protagonismo" en la internacionalización y expansión de ACS. El presidente también subrayó el "brillante" trabajo que ha realizado en los últimos cinco años con la reestructuración de las filiales de construcción extranjeras Hochtief y Cimic.

Marcelino Fernández Verdes ocupa actualmente los cargos de consejero delegado de la alemana Hochtief y de presidente no ejecutivo de la australiana Cimic, puestos que compatibilizará con el de consejero delegado de todo el grupo. De esta forma, su anunciada vuelta a los cuarteles generales de ACS será relativa, dado que al compatibilizar los puestos, estará a caballo entre España y Alemania.

Marcelino Fernández Verdes, que será nombrado consejero delegado del grupo ACS. EFE/Roland Weihrauch

Florentino Pérez, presidente y primer accionista de ACS con un 12,5% de su capital, manifestó tras la junta su voluntad de seguir en la Presidencia de la compañía "hasta que quieran los accionistas". Florentino Pérez, de 70 años de edad y también presidente del Real Madrid, está al frente de ACS desde que en 1997 constituyó el grupo, fruto de la fusión de OCP Construcciones, firma que entonces presidía, con la también constructora Ginés y Navarro.

El nuevo número dos toma las riendas de una compañía saneada, tras recortar su deuda a un mínimo histórico de unos 1.214 millones de euros, presente en sesenta países con una facturación de 32.000 millones de euros anuales.

No obstante, llega después de que abandonaran su capital dos de sus socios históricos, Corporación Financiera Alba y el empresario turístico Miguel Fluxá. Además de Florentino Pérez, ACS sólo cuenta con otro socio de referencia, los empresarios Alberto Cortina y Alberto Alcocer, que suman un 6,3% de la compañía.

Durante su intervención, Florentino Pérez ha destacado que la constructora cuenta con una "notable capacidad de inversión" para continuar con su estrategia de crecimiento y reforzamienzo de su expansión internacional. La compañía dispone de esta posición gracias a su "saneada estructura financiera", tras la reducción récord de endeudamiento realizada en los últimos años, y a su "sólida" generación de caja.

"Tenemos por tanto una notable capacidad de inversión", aseguró su presidente ante la junta de accionistas de ACS, tras la que avanzó que la compañía está punto de recibir una calificación crediticia por parte de Standard & Poor's (S&P).

De esta forma, Florentino Pérez ratificó que el grupo continuará con su estrategia de crecimiento y expansión, a pesar de que a cierre de 2016 ya obtenía el 86% de sus ingresos en el exterior. El presidente de ACS ratificó los objetivos de crecimiento del grupo para este año que ya avanzó a comienzos del pasado mes de marzo al tras presentar las cuentas de 2016: seguir elevando un 10% anual sus ingresos durante los dos próximos ejercicios y elevar entre un 7% y un 10% el beneficio neto recurrente, esto es, sin contar el impacto extraordinario que generó la venta de Urbaser en el resultado de 2016.

En su discurso ante los accionistas, Florentino Pérez conmemoró los veinte años de la constitución de la actual ACS, surgida de la fusión de la firma OCP Construcciones, que él mismo presidía, con Auxini y Ginés y Navarro.

Tras realizar un exhaustivo repaso por todas las destacadas grandes infraestructuras realizadas por el grupo alrededor del mundo en estas dos décadas, el presidente destacó que "es muy difícil viajar por el mundo sin usar alguna infraestructura en la que ACS no hay participado o esté participando".