Público
Público

ACS vende un 24,4%de su filial de renovables al fondo GIP

El grupo y el fondo se convierten en socios estratégicos para el negocio energético en todo el mundo 

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:

Junta de accionistas de ACS. EFE

MADRID.- ACS ha alcanzado un acuerdo con fondos gestionados por Global Infrastructure Partners (GIP) para venderle un 24,4% de su filial de energías renovables Saeta Yield, que tiene previsto salir a bolsa este año.

En un hecho relevante, ACS ha explicado que GIP también sería un socio de ACS en otros activos de energía renovable, todavía no integrados en Saeta. "En virtud del mismo acuerdo, GIP tendrá una participación del 49% en una sociedad que va a desarrollar y en la que se van a integrar activos de energía renovable del Área Industrial del Grupo ACS sobre los que Saeta Yield ostentará un derecho de primera oferta", dijo la compañía.

ACS trabaja actualmente en la oferta pública de venta de acciones (OPV) por la que sacará a Bolsa el 51% del capital de Saeta, la sociedad yield en la que ha canalizado el grueso de sus instalaciones de generación de energías renovables en explotación. La operación se dirige exclusivamente a inversores cualificados.

Saeta Yield está integrada por 19 plantas de energía renovable en España con 689 MW de capacidad instalada. Además, tiene un derecho de compra para otros activos de energía renovable en manos de ACS. La cartera correspondiente comprende 13 activos de generación de energía renovable (554 MW) y un activo de transmisión de electricidad (400 km).

ACS pretende abordar la OPV y salida a Bolsa de Saeta en el primer trimestre del año "siempre que lo permitan la situación y las condiciones del mercado, que se sumará así a otras esperadas para este ejercicio como son la de Aena, la de Isolux Corán, la de Abertis Telecom, la de Testa (filial patrimonial de Sacyr) y la de la socimi de Quabit Inmobiliaria.

Con la alianza con GIP, la compañía presidida por Florentino Pérez consolida su objetivo de vender parte de su negocio de renovables, incluido en el plan de desinversiones que lleva a cabo para reducir su endeudamiento. El pasivo vinculado a su actividad en energías limpias se sitúa en unos 2.000 millones de euros.