Publicado: 02.03.2016 16:41 |Actualizado: 02.03.2016 18:08

Ada Colau alerta del peligro de una burbuja inmobiliaria en Barcelona

La ciudad se enfrenta a un nuevo incremento de los precios en el alquiler de la vivienda. La alcaldesa reclama que se limiten como ocurre en otros países europeos

Publicidad
Media: 4
Votos: 4
Comentarios:
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el concejal de Vivienda, Josep Maria Montaner. E.P.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el concejal de Vivienda, Josep Maria Montaner. E.P.

BARLCELONA.- La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha avisado esta mañana del inminente “peligro de burbuja inmobiliaria” en la ciudad propiciado por la subida de precios en el alquiler de la vivienda, a partir del periodo 2014-2015.

El consistorio ha presentado un informe sobre el aumento de precios del alquiler en el mercado libre de Barcelona, cuyos resultados reflejan un incremento de más del 6% del alquiler de la vivienda en toda la ciudad, sobre todo donde se concentra más turismo. Los barrios más afectados por esta subida son Les Corts (8,7%), Sant Martí (8,6%), Sarrià-Sant Gervasi (6,9%) y Eixample (6,7%). “Barcelona es la ciudad de todo el Estado donde han subido más los precios del alquiler”, ha recordado.



Ante tal incremento, la alcaldesa ha reclamado tanto a la Generalitat de Catalunya como al Estado español actuar para limitar los precios del alquiler, sobre todo en las zonas con más demanda turística, y modificar las normativas de vivienda para “evitar un nuevo ciclo especulativo”. “Queremos lanzar una alarma porque no se ha modificado la ley de vivienda y ello está permitiendo una nueva especulación de la vivienda y el aumento de precios del alquiler cuando el nivel de rentas no ha mejorado”, ha señalado en rueda de prensa. El estudio también revela que las dificultades para pagar el alquiler son mayores en los barrios con rentas más bajas, como Ciutat Vella o Horta-Guinardó.

Colau se ha referido a Alemania como ejemplo de buena praxis en la protección del derecho a la vivienda, ya que el “Estado permite limitar los precios del alquiler” en relación al nivel de renta de las zonas en que los precios están al alza. “Instamos a las administraciones competentes, tanto a nivel catalán como español, a seguir la línea europea de limitaciones a los precios del alquiler donde exista una fuerte demanda residencial”, ha defendido.

La alcaldesa ha reconocido que en Catalunya se ha avanzado en la lucha contra los desahucios y el aumento del alquiler social gracias a la aprobación de la ley 24 2015, de iniciativa popular. Pero, dicha normativa, según Colau, aún se ha de aplicar para “acabar con las ejecuciones hipotecarias y frenar la especulación”. Aun así, considera “necesaria la colaboración del Estado”, y ha aprovechado para denunciar la poca presencia que la emergencia habitacional está teniendo en el debate de investidura.

255 pisos más para alquiler social

La alcaldesa y el concejal de vivienda, Josep Maria Montaner, han anunciado que el Ayuntamiento ha incrementado en 255 pisos el parque de vivienda pública de la ciudad gracias a las adquisiciones conseguidas a entidades financieras. Se trata del segundo paquete de pisos que los bancos ceden o venden, por debajo del valor de mercado, al consistorio para incrementar el alquiler social en la ciudad y resolver la emergencia social. En concreto, se han cedido 50 pisos durante 8 años, la compra de 131 pisos por debajo del precio del mercado y el derecho de tanteo de 28 pisos.

Con éstos, ya son 455 pisos los que el gobierno municipal ha conseguido de los bancos para pasarlos a vivienda pública a lo largo de su mandato (sumados a los 200 cedidos por la Sareb y los 50 de CaixaBank).

“La emergencia habitacional sigue siendo una prioridad en Barcelona porque no tenemos un parque de alquiler social suficiente como otras ciudades europeas”, ha defendido Colau. La alcaldesa ha explicado que la respuesta de las entidades bancarias está siendo desigual, pero requiere “más cesiones” sobre todo del banco BBVA que es el que tiene el parque de vivienda más grande en la ciudad. “BBVA dispone de más de 1.000 pisos vacíos según la Generalitat y solo nos ha cedido poco más de 60”, se ha lamentado. “No podemos permitir que sigan habiendo pisos vacíos en la ciudad con la emergencia habitacional que tenemos y las miles de peticiones de alquiler social que nos llegan”, ha añadido.

El concejal de vivienda, Josep Maria Montaner, ha presentado un plan para regularizar la situación de las viviendas adquiridas por el consistorio y que ya están siendo ocupadas por familias, bajo criterios de vulnerabilidad económica y conflictividad residencial.

Según ha detallado, son 197 pisos los ocupados y la mayoría se encuentran en los barrios de más emergencia habitacional: Nou Barris (43%), Sant Andreu (15%), Sant Martí (14%) y Horta-Guinardó (12%). También ha señalado que son 24 pisos los que están ocupados de forma irregular y que su propósito es “penalizar las redes delictivas”