Público
Público

Adolfo Domínguez vuelve a los números rojos en 2016 con pérdidas de 23 millones

El diseñador gallego destaca que el cambio de dirección ha permitido "cerrar la brecha y que no se pierda dinero"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tienda de Adolfo Domínguez. E.P.

La firma de moda gallega Adolfo Domínguez regresó a los números rojos en 2016 tras cerrar su ejercicio fiscal 2016-2017 (de marzo de 2016 a febrero de 2017), con pérdidas de 23 millones de euros, frente a los 7,7 millones de euros que ganó en el ejercicio anterior, según ha comunicado la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Las ventas de la enseña textil, que celebra sus 20 años en Bolsa, se elevaron un 4,3% el pasado ejercicio, hasta alcanzar los 110,2 millones de euros, respecto a los 105,7 millones de euros registrados en 2015.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) registró pérdidas de 8,7 millones de euros, lo que supone una mejora del 51%, frente a los números rojos de 17,8 millones de euros del ejercicio precedente.

A pesar de estos datos, la empresa ha defendido una mejora en sus datos económicos de 2016, a raíz del cambio de equipo de dirección y la puesta en marcha de un nuevo consejo de administración el pasado mes de agosto.

Así lo ha expresado este viernes el presidente y fundador de la firma, Adolfo Domínguez, en la sede de la firma en Ourense. "La antigua dirección tenía una mala estrategia y gestionaba mal el día a día. Durante sus últimos 18 meses perdieron 2,2 millones de euros cada mes. Nos llevaron al casi al punto del desastre", ha explicado Adolfo Domínguez.

"Ya no se pierde dinero"

El fundador de la firma ha señalado que ése ha sido el motivo del cambio de dirección que se produjo a mediados del pasado año y que ha permitido "tapar la brecha" y que "no se pierda dinero".

"Estamos ganando dos euros por cada cien que facturamos, cuando hace siete meses perdíamos veinte euros por cada 100 que se facturaban", ha concluido Domínguez.

En esta misma línea se ha manifestado el vicepresidente de la compañía, Luis Caramés, que ha defendido que "tras cinco años de inercia negativa y equivocada" la empresa ha registrado el "mayor aumento de ventas" de los últimos seis años, con una subida del 4,3% de las ventas totales y una facturación de 110,2 millones de euros.

El vicepresidente de la empresa ha confirmado el "giro" en los datos económicos de la empresa a partir del mes de agosto, cuando se produjo una renovación de su equipo directivo y un cambio en las estrategias de mercado.

Así ha explicado que en el primer semestre de año el Ebitda reflejaba unas pérdidas de 9,8 millones de euros. Desde esa fecha hasta febrero de 2017 el Ebitda ha tenido un resultado positivo de 1,1 millones de euros.

"Por primera vez en mucho tiempo", la empresa remata el año con un resultado positivo, por importe de 1,1 millones de euros, y con un aumento del Ebitda de 10,9 millones de euros, ha señalado Luis Caramés.

Para el vicepresidente de la compañía este cambio de tendencia se ha basado en "un nuevo equipo más motivado" y en cuatro ejes: la mejora del plan de compras; una mejor logística, distribución y e-commerce; un cambio en la estrategia a la hora de abrir tiendas y por la apuesta por nuevos canales de venta.

Incremento de ventas

En su intervención ha incidido en el aumento de ventas en casi todos los mercados, especialmente México (11,5%), Perú (9%), España (8,9%) y en los mercados de Oriente Próximo.

El director de Control de Gestión de la empresa, Antonio Puente, ha abundado en la apuesta de la compañía por los mercados con mayor rentabilidad y en el cierre de las tiendas con peores resultados económicos.

En el nuevo mapa de tiendas aumenta su peso el mercado internacional (37%), con la presencia de la firma en 36 países, que supone "un crecimiento de casi diez puntos en las cuentas de la compañía", ha explicado Antonio Puente.