Publicado: 01.03.2016 08:41 |Actualizado: 01.03.2016 08:42

Argentina llega a un acuerdo con los fondos buitre tras 14 años de litigios

El nuevo Gobierno de Mauricio Macri pagará 4.653 millones de dólares a cuatro de esos fondos.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 4
Comentarios:
El presidente de Argentina, Macri, baila en el balcón de la Casa Rosada. REUTERS

El presidente de Argentina, Macri, baila en el balcón de la Casa Rosada. REUTERS

WASHINGTHON. —Argentina dio ayer lunes lo que su Gobierno definió un "paso de gigante" para cerrar el largo litigio judicial que mantiene desde hace años en los tribunales de Nueva York con los fondos buitres tras firmar un principio de acuerdo con los principales fondos demandantes.

Así lo anunció el abogado Daniel Pollack, el mediador designado por el juez federal Thomas Griesa, tras meses de negociaciones que dieron como resultado un pacto que fija en 4.653 millones de dólares lo que Argentina deberá pagar a esos cuatro fondos especulativos.



El mediador explicó que Argentina tiene de plazo límite para abonar los pagos hasta el próximo 14 de abril y detalló que las partes acordaron que se hará "en efectivo y en dólares".

"Este es un paso de gigante en este largo litigio, pero no el último", afirmó Pollack, primero en el comunicado que anunció el principio de acuerdo y luego en su primera comparecencia ante los medios de comunicación desde que empezó a mediar entre las partes.

Preguntado por el principal escollo durante las negociaciones, el mediador fue muy claro en su respuesta: "Dinero", en referencia a las exigencias planteadas por el multimillonario Paul Singer, el hombre detrás del fondo Elliot Management.

Los cuatro fondos, liderados por Elliott Management y Aurelius, obtendrán un 75% de sus reclamaciones, de tal manera que la quita negociada es sensiblemente mejor que la pactada por Buenos Aires con otros fondos menores.

Además, los demandantes han logrado que Argentina se comprometa a pagar los costes legales de esta larga batalla judicial, una partida extra de 235 millones de dólares en la que también están recogidos los gastos para cerrar otros litigios fuera de Nueva York.

Las gestiones de mediación entraron en una nueva fase con la llegada en diciembre pasado a la Presidencia de Argentina de Mauricio Macri, lo que flexibilizó las opciones y permitió allanar el camino hacia el acuerdo final.

"No he descansado un segundo en todos estos meses de mediación, pero lo cierto es que uno se siente especialmente bien cuando se logra que dos partes que llevan 15 años de disputas alcanzan la paz", admitió Pollack ante los periodistas.

Mientras se terminan de negociar los aspectos técnicos del mecanismo de pagos, todas las miradas se dirigen ahora al tribunal de Griesa, que celebrará mañana una audiencia para resolver sobre las medidas cautelares que impiden a Argentina pagar a los fondos.

Buenos Aires prevé ahora acudir a los mercados internacionales con una emisión de deuda que le permita recaudar lo necesario para resolver esta larga disputa, una operación en la que los fondos se comprometen "a no interferir", según el mediador.

El mediador destacó el cambio de rumbo de parte de las autoridades argentinas "inmediatamente después" de la asunción del presidente Mauricio Macri

"Nos alegra haber alcanzado un acuerdo con Argentina y confiamos en que una vez se completen las negociaciones, bajo la mediación de Pollack, el resto de los demandantes tengan también una resolución satisfactoria", dijo a Efe un portavoz de Elliot Management.

Uno de los diez puntos incluidos en el principio de acuerdo recuerda que el pacto está sujeto a su aprobación por parte del Congreso argentino, que además deberá derogar dos leyes aprobadas a iniciativa del anterior Gobierno de Cristina Fernández.

En su comunicado inicial, el mediador destacó el cambio de rumbo de parte de las autoridades argentinas "inmediatamente después" de la asunción del presidente Mauricio Macri en diciembre pasado y elogió el trabajo de su equipo negociador.

También se refirió al multimillonario Paul Singer, de quien aseguró que fue una "figura central" en las conversaciones durante las últimas semanas en las que, según Pollack, demostró ser un negociador "duro pero justo".

"Ninguna de las partes en una negociación obtiene todo lo que busca. Un acuerdo es, por definición, un compromiso, y afortunadamente ambas partes en esta épica disputa finalmente han visto la necesidad de un acuerdo", concluyó el mediador.