Público
Público

Arranca el juicio de Iberdrola contra Bankia por la salida a bolsa en 2011

La eléctrica suscribió acciones por valor de casi 70 millones de euros, de las que se desprendió posteriormente, y ahora reclama 12,4 millones por las pérdidas sufridas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Las sedes de Iberdrola en Bilbao (iz) y de Bankia en Madrid (d).

Las sedes de Iberdrola en Bilbao (iz) y de Bankia en Madrid (d).

El Juzgado de Primera Instancia número 89 de Madrid acogerá desde este jueves la vista por la demanda de Iberdrola a Bankia, a la que reclama 12,4 millones de euros en concepto de las pérdidas sufridas por la salida a bolsa de la entidad en julio de 2011.

Según han confirmado fuentes jurídicas, hay programadas dos sesiones, con lo que el juicio podría quedar visto para sentencia el viernes, justo diez meses después de que diera inicio este proceso.

El pasado mayo, Iberdrola demandó a Bankia por los daños sufridos como consecuencia de la oferta pública de suscripción (OPS) de la entidad, operación en la que la multinacional suscribió acciones por valor de casi 70 millones de euros, de las que se desprendió posteriormente.

En aquel momento, la eléctrica señaló que, al igual que el resto de inversores, decidió acudir al debut bursátil tras analizar la única documentación dispuesta por Bankia a tal efecto: el folleto informativo registrado en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Sin embargo, la posterior reformulación de las cuentas de Bankia en mayo de 2012 reflejó una situación de la entidad bien distinta a la que contenía dicho folleto y que sacó a la luz un agujero patrimonial de casi 3.000 millones de euros.

Por todo ello, la multinacional española alegó que la información de la OPS ofrecía una "representación errónea de la situación económica y financiera" de Bankia y, en consecuencia, de "los riesgos de su inversión y de sus previsiones de rentabilidad".

Un impacto del que Iberdrola se hace eco en su informe financiero anual, donde recoge la fecha de celebración de este juicio y justifica su "manifiesto error excusable e invalidante" dadas las omisiones del folleto.

Con su demanda, interpuesta después de que el Tribunal Supremo ratificase la existencia de inexactitudes en el folleto, Iberdrola abrió la senda a los grandes inversores, como Meliá y el Grupo Villar Mir, que ya ha reclamado el abono de las pérdidas por los casi 20 millones invertidos a través de las compañías OHL, Ferroatlántica y Fertiberia.

También el grupo asturiano Duro Felguera se sumó a las reclamaciones de las empresas cotizadas, aunque finalmente ha optado por retirarse de un proceso en el que pedía un millón de euros en concepto de daños y perjuicios.