Publicado: 27.02.2014 19:03 |Actualizado: 06.09.2016 11:29

Arranca la privatización de Bankia, con la colocación de un 7,5% entre grandes inversores

El FROB tiene un plazo de dos años para completar su salida de la entidad nacionalizada, de la que todavía controla un 51%

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El logo de Bankia en uno de los monitores de la Bolsa de Madrid.

El logo de Bankia en uno de los monitores de la Bolsa de Madrid.

MADRID.- El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) ha iniciado la desinversión en Bankia al vender en torno a un 7,5% del capital de la entidad a inversores institucionales, , según ha comunicado la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Los analistas apuntan que con esta operación el Gobierno, a la vez que hace caja aprovechando la fuerte subida de la acción, trata de enviar una señal de la recuperación de la economía y del sistema financiero español.Con esta operación, a precios de mercado, el Gobierno ingresaría unos 1.365 millones

No se conoce a qué precio ha está colocando este paquete de 863.799.641 títulos de Bankia; las acciones de la entidad nacionalizada han cerrado la sesión de este jueves en bolsa en los 1,58 euros (con un descenso del 0,88%, frente al retroceso del 0,59% del Ibex-35), por lo que la colocación a precios de mercado ascendería a unos 1.365 millones de euros (lo que equivale a una capitalizción de la entidad, su valos en bolsa, de 18.197 millones). La cotización de Bankia acumula una revalorización cercana al 2) en lo que va de año. 0% en el año.



Las entidades colocadoras son Deutsche Bank, London Branch, Morgan Stanley y UBS. La colocación se efectuará mediante un procedimiento conocido como colocación acelerada y se prevé que no tenga una duración de más de un día.

Una fuente cercana a la operación dijo en la noche del jueves que la demanda de inversores para comprar acciones de Bankia era elevada y que la operación podría realizarse en línea con otras transacciones similares recientemente realizadas en Europa que se habían realizado con descuentos muy pequeños.

El Estado controla alrededor del 68,4% del capital de Bankia a través de su matriz Banco Financiero y de Ahorros (BFA). Una vez que se materialice la venta de este 7,5%, el Estado aún mantendría alrededor de un 51%. Con esta operación, el FROB, que designó al banco de inversión Goldman Sachs para desarrollar la estrategia a seguir en la desinversión, da da el pistoletazo de salida al proceso que culminará con la privatización parcial del banco nacionalizado y que se completará en el plazo de unos dos años. Por su parte, el pasadop 19 de febrero BFA también fichó a Rothschild para que le asesore en la desinversión.El Gobierno trata de sacar pecho

El Gobierno quiere aprovechar el buen momento de Bankia y una mejora de la percepción de los inversores internacionales respecto a la economía española para sacar pecho de la gestión de la crisis financiera en la que Bankia es el máximo exponente. El grupo encabezado por José Ignacio Goirigolzarri ha logrado dar la vuelta a un balance que necesitó de una inyección pública de 22.424 millones de euros, de los que 18.000 millones procedieron de ayudas europeas. El estallido de la crisis inmobiliaria llevó al Gobierno español a solicitar en junio de 2012 un rescate de hasta 100.000 millones de euros de los que finalmente acabó utilizando 41.300 millones para que las entidades sanearan sus balances.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, manifestó este mismo jueves que la venta del 7,5% de Bankia "es realmente una de las señales de que se ha producido una modificación en la percepción y en la realidad de nuestro sistema financiero". De Guindos ya había adelantado hace unas semanas que el Gobierno pretendía sacar partido del cambio en el guión de Bankia y de la mejora de su percepción entre los inversores, aunque manifestó que seguiría reteniendo la mayoría del capital de la entidad en los próximos trimestres para maximizar su valor.

El pasado 14 de enero diversas fuentes apuntaron que el Gobierno español estaba evaluando colocar en varios paquetes de acciones entre instituciones por un máximo del 18% aprovechando los rápidos avances en la reestructuración de la entidad y que las acciones tocaran los niveles a los que se realizó la última inyección de dinero público.