Publicado: 29.09.2016 19:46 |Actualizado: 29.09.2016 19:46

Las autopistas radiales pendientes
de cierre disparan hasta un 18%
su tráfico este verano

Si el juez no acepta la propuesta de Fomento de mantenerlas abiertas, este sábado, 1 de octubre, las dos autopistas cerrarán al tráfico, aún habiendo sido las que más incremento de tráfico han tenido en lo que va de año.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Uno de los peajes junto a la autopista R-3. OHL

Uno de los peajes junto a la autopista R-3. OHL

MADRID.- Las dos autopistas radiales R-3 y R-5 de Madrid, actualmente en situación de liquidación y pendientes de la decisión de un juez para evitar cerrar este sábado, dispararon hasta un 18% sus volúmenes de tráfico durante este pasado verano, según los últimos datos oficiales del Ministerio de Fomento.

Estas dos vías se anotaron aumentos mensuales del número de usuarios de entre el 4,6% y el 18,6% durante la época estival, entre junio y agosto, la de mayor movilidad con ocasión de las vacaciones de verano.



En concreto, la R-3 Madrid-Arganda elevó su tráfico entre un 4,6% y un 6,6% en estros tres meses, cuando contabilizó un máximo de 13.238 vehículos al día, mientras que la R-5 Madrid-Navalcarnero lo incremento entre un 8% y un 18,65%, al sumar hasta 9.414 vehículos al día.

En el conjunto de los ocho primeros meses del año, la R-3 registró una media de 10.933 usuarios diarios, lo que implica un aumento del tráfico de 5,98% respecto al año anterior. En el caso de la R-5, concluyó agosto con una media de 7.537 vehículos al día, un 11,3% más.

Estos usuarios son los que podrían así verse afectados en el caso de que este sábado, 1 de octubre, las dos autopistas cierren al tráfico, tal como dictó el Juzgado de lo Mercantil número 6 de Madrid cuando el pasado mes de mayo dictó su liquidación.

Pendientes del juez

El eventual cierre de las dos vías está pendiente de que el juez titular decida sobre la propuesta planteada por el Ministerio de Fomento por el que pide que se mantengan en servicio para asumir su gestión de forma ordenada, en un plazo de nueve meses.

La R-3 y la R-5 son dos de las ocho autopistas de peaje que quebraron durante la crisis y que actualmente se ven abocadas a la liquidación al no prosperar el plan de rescate que Fomento planteó a comienzos de 2014.

Se da la circunstancia de que el posible cierre de las vías se plantea justo cuando se recuperan del desplome de los tráficos que sufrieron durante la crisis y que constituyó uno de los motivos de la quiebra.

Según los datos de Fomento, los aumentos contabilizados por estas dos autopistas están además por encima del crecimiento medio del 5,9% contabilizado por el conjunto de la red de vías de pago del país en el mismo periodo enero-agosto.