Publicado: 08.09.2015 14:31 |Actualizado: 08.09.2015 14:35

El Ayuntamiento de Madrid bajará
el IBI de todas las viviendas entre
15 y 350 euros en 2016

La merma de recaudación se compensará con una subida del impuesto de hasta un 5% para los inmuebles de uso no residencial.

Publicidad
Media: 3.38
Votos: 8
Comentarios:
La rebaja del Impuesto sobre Bienes Inmuebles en Madrid afectará a cerca de 1,4 millones de recibos.

La rebaja del Impuesto sobre Bienes Inmuebles en Madrid afectará a cerca de 1,4 millones de recibos.

MADRID.- El Ayuntamiento de Madrid bajará en 2016 el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) a todas las viviendas, y, para compensar la merma en la recaudación, lo subirá para determinados usos no residenciales. Será una subida lineal, no progresiva, que afectará a 1,4 millones de recibos.

El delegado de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Madrid, Carlos Sánchez Mato, ha subrayado este martes en un desayuno informativo que la bajada del IBI no será una rebaja "cosmética". "Esta bajada puede ser de 15 euros en un barrio con valor catastral bajo y de 350 euros en otro alto", ha expuesto con un ejemplo extraído de una horquilla real. Al no ser progresiva la bajada, a su pesar, se "va a beneficiar a los más ricos, que van a ser futuros votantes de Ahora Madrid", ha ironizado.

Mato no ha querido concretar el porcentaje concreto de cuánto se bajará el IBI por pura "lealtad institucional" con el resto de partidos, aunque ha asegurado que será una reducción "muy significativa, de una cifra pero elevada". Lo que sí ha lamentado es que será lineal.



Será "la primera bajada en bastantes años, tanto en el barrio de Vallecas como en el de Salamanca", ha remarcado el concejal. Esa caída de ingresos se compensará con otros impuestos además de con los usos no residenciales del IBI a partir de determinados valores catastrales. "Habrá una minoría que verá un incremento del IBI (no residencial) de entre un 1% y un 5%", ha concretado.

El delegado de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Madrid, Carlos Sánchez Mato. EFE

De este modo, en el 94% de los usos no residenciales del IBI como en ocio y hostelería se verán beneficiados con la nueva fiscalidad y sólo un 5% experimentará un incremento. Lo mismo ocurrirá en el 99% de los almacenes, donde sólo el 0,2% pagarán más IBI. En el caso del comercio se beneficiará el 97,2% y afectará negativamente al 2,8%. El 94,4% de las oficinas disfrutarán de los beneficios de la nueva fiscalidad y sólo un 5,6% notará el incremento.

Habra además modificaciones en las exenciones fiscales (no en los edificios de la Iglesia porque no es competencia municipal), y se está estudiando la aplicación de impuestos a todos aquellos que usen los espacios públicos, incluidos los bancos que tengan cajeros en la calle.

Este cambio en la recaudación del IBI supondrá un descenso de los ingresos de 18,5 millones de euros, que se compensará con un aumento de 50 millones en la recaudación por subidas en los Impuestos de Actividades Económicas (IAE), el Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO) y otras tasas municipales como una nueva tasa para los "grandes generadores de residuos" por la que se obtendrán 4 millones de euros.

La rebaja del impuesto sobre las viviendas supondrá un ahorro total para los ciudadanos de 18,5 millones

Carlos Mato ha avanzado que la elaboración de los presupuestos del Ayuntamiento de Madrid de 2016 está siendo "revolucionaria" porque lo que se hace es fijar en primer lugar el gasto, las necesidades de los madrileños, y después se analiza cómo conseguir los recursos.

Esto le ha llevado a criticar abiertamente a los gobiernos populares de la Comunidad, donde las bajadas de impuestos se veían acompañadas por el crecimiento de la deuda "porque no había recursos propios para las políticas que se iban a poner en marcha". "Tendremos que financiar nuestras políticas con tributos, tasas y participación de los ingresos del Estado", ha aclarado.

El concejal ha anunciado, además, que los presupuestos del próximo año verán incrementado entre un 10 y un 20 % el gasto social para invertir fundamentalmente en los distritos y hacer frente a las necesidades sociales "no atendidas" en los últimos años.